Lunes, 14 de Abril de 2008

Bono reitera ante Marlaska que el Yak-42 nunca debió volar

El ex ministro de Defensa afirma que la nave no reunía las condiciones de seguridad necesarias y que la cúpula militar del Ministerio de Defensa tuvo conocimiento de las quejas

EFE ·14/04/2008 - 20:00h

EFE - El presidente del Congreso, José Bono, durante la sesión de investidura.

El ex ministro de Defensa y presidente del Congreso, José Bono, se ha ratificado hoy ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, en lo que dijo en su comparecencia en el Congreso en julio de 2004 sobre el accidente del Yak-42, en el que murieron 62 militares en Turquía, en 2003.

Bono ha declarado que el avión no debió realizar el vuelo en el que se produjo el accidente porque no reunía las condiciones de seguridad necesarias y que la cúpula militar del Ministerio de Defensa tuvo conocimiento de las quejas antes de que éste tuviera lugar.

De este modo, reitera lo afirmado en febrero, cuando aseguró que el Yak-42 "legalmente no podía volar; era un vuelo ilegal. No tenía los instrumentos técnicos exigidos para volar ni tenía las autorizaciones correspondientes para hacerlo".

En unas breves declaraciones a los periodistas tras comparecer ante el juez como testigo durante casi dos horas y media, Bono ha asegurado que "no ha dicho nada diferente" a lo que ha declarado anteriormente y que ha respondido "todo lo que sabía" a lo que se le ha preguntado.

También ha señalado que ha venido a la Audiencia Nacional por respeto a la Justicia y a las familias de las víctimas, con las que se ha reunido durante unos minutos en una sala de vistas del tribunal.

Contratación del avión 

Bono llegó a la Audiencia Nacional a las 16.25 horas para declarar como testigo en la causa que investiga el juez Fernando Grande-Marlaska sobre el accidente del Yak-42.

Bono, que ha sido recibido en la puerta de la Audiencia Nacional por el presidente del tribunal, Carlos Dívar, ha llegado unos minutos después de que lo hiciera el magistrado, que le interrogaró sobre el accidente en relación con la contratación del avión, aspecto sobre el que se ciñe la investigación.

Una quincena de familiares de los fallecidos esperaban también la llegada del ex ministro, a quien gritaron cuando salió del coche oficial "Bono, Yakolev-42".

Primer presidente que declara 

Bono se convierte así en el primer presidente del Congreso que declare en la Audiencia Nacional.

El interrogatorio de Bono como testigo en esta causa, que ha sido aplazado en tres ocasiones por diferentes motivos, se produce después de que su predecesor en el Ministerio de Defensa, Federico Trillo, remitiera el pasado 14 de marzo el cuestionario que le trasladó el juez en relación con el accidente, en el que murieron 62 militares españoles, ya que él se acogió al derecho que le asiste como ex ministro a declarar por escrito.

Trillo responsabilizó de la contratación del avión al Estado Mayor Conjunto 

Trillo responsabilizó de la contratación del avión al Estado Mayor Conjunto (EMACON) y aseguró en su declaración que él no tuvo ninguna competencia en este asunto.

Tras Bono, falta por declarar Russi Batliwala, el responsable en Alemania de Chapman Freeborn, la compañía británica contratada por la agencia NAMSA de la OTAN -contratista de los aviones-, quien, en principio, es el último testigo en este procedimiento y comparecerá el 6 de mayo.

El papel del contratista 

Grande-Marlaska decidió citar a Batliwala y anular la comparecencia del representante legal de Chapman Freeborn, Carol Norma, después de que cinco directivos de la filial española de la empresa testificaran que ellos "no tuvieron nada que ver" en el alquiler del Yakolev, sino que lo hizo la delegación alemana.

También el juez ha interrogado a cuatro mandos militares, quienes aseguraron no tener constancia de que las "quejas" sobre las deficiencias en los vuelos contratados con compañías de la ex Unión Soviética para trasladar tropas hubieran llegado a la mesa de Trillo, y al comandante Antonio Bendala, que afirmó que estas quejas se conocían en el Ministerio de Defensa.

Además han pasado por su despacho el ex presidente de la Asociación de Familiares de las víctimas Alfonso Agulló, el entonces secretario general de Política de Defensa, Javier Jiménez Ugarte, y el perito aeronáutico designado a petición de las familias, Cecilio Yustas.

Fernando Grande-Marlaska investiga el accidente del Yak-42, ocurrido en Trebisonda (Turquía) el 26 de mayo de 2003, exclusivamente en la parte relativa a la contratación del aparato, después de que la Sala de lo Penal le obligara a reabrir la causa que él había archivado el pasado junio.

Igualmente archivó las diligencias relativas al reconocimiento de los cadáveres y, precisamente, mañana, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional celebrará la vista de apelación de los recursos presentados por la Fiscalía y las familias de las víctimas.

Noticias Relacionadas