Domingo, 13 de Abril de 2008

"Obama ha dicho que la política de EEUU en Cuba es un fracaso"

El asesor de Obama cree que no hay razones que justifiquen que Bush no se haya reunido con Zapatero

ADRIAN FONTES ·13/04/2008 - 16:35h

Daniel Restrepo.

El secretario de Estado de Exteriores, Bernardino León, se encontró con el hijo de una madrileña cuando viajó a Washington a principios de mes para reunirse con los equipos de los tres candidatos a la presidencia de Estados Unidos. Daniel Restrepo, de 37 años, es uno de los principales asesores de Barack Obama en política exterior.

Si su candidato derrota primero a Hillary Clinton y luego al republicano John McCain, podría ayudar a abrir un nuevo capítulo en las relaciones de España con Estados Unidos. Al conceder esta entrevista a Público, Restrepo aclara que habla en nombre propio, y no en el de la campaña de Obama. El asesor se expresa en español, el idioma que utiliza para hablar con sus hijas de tres y un año.

P. ¿Le parece que la Administración de Bush trató bien a Zapatero durante su primer mandato?

R. La falta de relación entre el presidente Bush y el presidente Zapatero fue una cosa un poco extraña. El hecho de que no se hayan reunido durante los primeros cuatro años del Gobierno de Zapatero es una manera peculiar de tratar a un aliado como España.

P. Después de reunirse con los asesores de los tres candidatos a la presidencia, Bernardino León dijo que la relación con EEUU se reforzará, gane quien gane. ¿Comparte esa opinión?

R. Pienso que con un presidente estadounidense que tenga otra manera de relacionarse con el mundo se abrirá la oportunidad de mejorar la relación entre Estados Unidos y España, que ha tenido sus momentos difíciles en los últimos cuatro años.

P. León también dijo que Obama es el candidato que tiene la posición "más abierta" sobre Cuba. ¿Qué colaboración pueden tener España y EEUU en este tema?

R. Hay cuatro o cinco países que pueden tener influencia en Cuba, entre ellos Estados Unidos y España. España ha jugado y me imagino que seguirá jugando un papel importante en tratar de promover el desarrollo democrático en Cuba. Por su parte, Obama ha dicho abiertamente que la política de Estados Unidos ha sido un fracaso. Ha dicho que estaba dispuesto a hablar sin precondiciones con el régimen, obviamente para mandar un mensaje sobre la importancia del cambio democrático en la isla. Si Obama ve cambios democráticos significativos, estaría dispuesto a normalizar las relaciones con Cuba. En todo esto, con una política que está abierta a la posibilidad de mayor cooperación internacional, es probable que haya por lo menos más conversación sobre la política de Cuba entre Estados Unidos y muchos otros países de la región y España.

P. La Administración de Bush tuvo tensiones muy fuertes con el presidente venezolano, Hugo Chávez. ¿Qué cambios debería efectuar EEUU para evitarlas?

R. Lo que he escrito en el pasado y sigo creyendo es que, más que nada, Estados Unidos debe ignorar de manera constructiva a Hugo Chávez. Dicho de otra manera, entrar en una batalla retórica con Hugo Chávez no da ninguna ventaja a Estados Unidos y a sus intereses en la región.

P. ¿Qué significa ignorar a Chávez de "manera constructiva"?

R. Quiero decir que debemos entender que Hugo Chávez es un ejemplo de algo que está sucediendo en la región. Subrayo que es un ejemplo y no necesariamente el líder de un movimiento regional, donde el sistema tradicional de las élites políticas ha fracasado. Los latinoamericanos, de manera democrática, han buscado otra solución y han buscado gente con un discurso parecido al de Chávez. La desigualdad, la inseguridad y la falta de instituciones que funcionan deben preocupar a Estados Unidos e incitarlo a hacer algo.

P. Según la transcripción de una reunión en Crawford en febrero de 2003, Bush le dijo entonces a José María Aznar que ya había tomado su decisión de atacar a Irak, pese a que la ONU intentaba lograr una resolución.

R. Que el presidente de Estados Unidos no tomara en cuenta lo que decía la comunidad internacional sobre la invasión de Irak no es sorprendente, desafortunadamente. Es la manera en la que ha manejado su política exterior casi desde el principio. Es un factor enorme que ha creado los problemas que encontramos hoy, cuando Estados Unidos está casi aislado internacionalmente y lleva casi todo el peso de la guerra en Irak sobre sus hombros, sin mucha cooperación internacional.

P. Con la economía en recesión, la situación en Irak, la mala imagen de Estados Unidos en el exterior, casi resulta sorprendente que aún haya candidatos para suceder a Bush en enero en la Casa Blanca.

R. (Risas). La herencia que le va a tocar al próximo presidente de Estados Unidos, sea quien sea, va a ser amplia y difícil, porque el presidente Bush ha sido un fracaso casi total. Al mismo tiempo, parte de la razón por la que este país es este país es que tiene mucha energía. Esto se encuentra, por ejemplo, en el discurso de Barack Obama, que está basado en una política de esperanza. Es un cambio. Es apelar a lo mejor de este país, después de una política que no estaba basada en lo mejor de este país, sino en el temor.

P. ¿Por qué decidió apoyar a Obama?

R. El motivo principal es que el mensaje de Obama ha conectado conmigo desde el principio. Es una política de esperanza, en vez de una política de temor. Es algo necesario para que este país salga adelante.

P. ¿Qué relación mantiene con España?

R. De madre muy española y de padre colombiano, siempre he tenido una perspectiva que no era estrictamente estadounidense. Siempre he seguido lo que sucedía en España, en Colombia y en el mundo hispanohablante en particular. Viajo lo más posible a España. Me encanta. Le pedí la mano a mi esposa en la Alhambra. Ahora tenemos la tradición de ir cada dos años por Semana Santa a Madrid en familia.