Lunes, 14 de Abril de 2008

La huelga de Justicia crea escuela entre los funcionarios

La Policía retomará sus movilizaciones. El Gobierno teme nuevos frentes laborales

ANA PARDO DE VERA ·14/04/2008 - 04:03h

El melón está abierto y con él, se confirman los peores temores del Gobierno tras la huelga de funcionarios de Justicia de las comunidades autónomas que no tienen transferidas estas competencias, mediante la que solicitaban, sobre todo, la equiparación salarial con sus homólogos de esta administración que cuentan con sueldos pagados por los gobiernos regionales.

Gremios como la Policía Nacional, los médicos o el de la enseñanza se revuelven, según confirmaron fuentes sindicales, para ver si pueden hacer algo para homologar sus salarios, aunque sea llegando a medidas extremas —la huelga— para lograr sus reivindicaciones.

De momento, los cinco sindicatos de la Policía Nacional (CEP, SUP, UFP, SP y SC) han dado ya el primer paso ya han anunciado su intención de entregar al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, un documento firmado conjuntamente en el que retoman las reivindicaciones salariales de equiparación con las policías autonómicas, en especial, con los mossos d’esquadra catalanes o los ertzainas del País Vasco.

El secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José Manuel Sánchez Fornet, cree que en esta ocasión, el Ministerio escuchará y resolverá lo que es ya “una reivindicación histórica”. La Policía Nacional ha seguido muy de cerca la huelga de los funcionarios de Justicia, que ha durado dos meses, y viendo lo que se ha conseguido —190 euros mensuales más frente a los 200 que se pedían— se muestra esperanzado con sus reivindicaciones.

“Haremos lo posible para no llegar a ese extremo”, subraya Fornet, pero no descarta “medidas de presión”, que aún entrando en el estricto cumplimiento de la ley, sustituyan al derecho de huelga del que carece la Policía y que podrían cargar de complicaciones a un Gobierno todavía resentido por la huelga finalizada hace una semana.

Para el secretario general del SUP, la negociación es ya “urgente”, puesto que el diseño de los próximos presupuestos “está al caer”.

Otras fuentes sindicales creen, además, que esta vez el resultado del diálogo de los representantes policiales con el Ejecutivo será diferente “en positivo”. Por una parte, porque el Gobierno está muy sensibilizado con la reciente huelga en Justicia y, por otro, porque la unidad de acción de los sindicatos policiales se ha obtenido, en esta ocasión, desde el principio, desde el momento de la negociación, y no desde el posterior de las movilizaciones, lo que otorga más peso a la actuación.

Diferencias abismales

Las reivindicaciones por la igualdad de salarios entre funcionarios de la Administración General del Estado y quienes realizan las mismas funciones, aunque pagados por los Gobierno autonómicos, vienen de lejos.
El vicepresidente económico, de hecho, ya mostró la semana pasada sus discrepancias con estas peticiones, incluidas las que provocaron la reciente huelga de Justicia. “Las distintas administraciones tienen salarios distintos en muchísimos casos, y por lo tanto cada administración tiene que tener su propia autonomía para definir sus salarios en función de las prestaciones que se realizan y el trabajo realizado en cada administración”, aseguró Pedro Solbes la semana pasada desde Bruselas.

Pero las cifras hablan por sí mismas, porque según un reciente informe de la Unión Sindical Obrera, elaborado con datos de los ministerios de Administraciones Públicas y de Trabajo y Asuntos Sociales, así como del Instituto Nacional de Estadística, y que tiene en cuenta el salario base y el complemento específico, hay funcionarios autonómicos que cobran hasta un 60% más que otros de la Administración central por el mismo trabajo.