Domingo, 13 de Abril de 2008

CAI Aragón intentará defender en la pista del Nordhorn el solitario gol logrado en Zaragoza

EFE ·13/04/2008 - 13:44h

EFE - Los seguidores del CAI BM Aragón, animan a su equipo durante el encuentro de ida de la final de la Copa EHF de balonmano en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza, contra el conjunto alemán Magdeburg SC.

El CAI Balonmano Aragón intentará defender hoy en la pista del HSG Nordhorn alemán el solitario gol de ventaja (26-25) que logró en Zaragoza en el partido de ida de las semifinales de la Copa EHF, a pesar de la dificultad que implica jugarse la eliminatoria en terreno germano y, sobre todo, de la actuación de la pareja arbitral.

Este último es el principal miedo de un equipo maño que ya conoce en propias carnes lo que es sufrir un arbitraje casero, cuando se es visitante, en esta competición y que frente a rivales de un potencial similar puede decantar claramente la eliminatoria.

En la mente de los jugadores del equipo zaragozano está el partido de vuelta de la final de esta misma competición de la pasada temporada en el que acabó sucumbiendo frente al también conjunto teutón del Magdeburgo con una parcial actuación de la pareja arbitral.

Por desgracia para el CAI Balonmano Aragón, en el partido jugado en la capital maña hace una semana esta circunstancia no se produjo y entre ese importante detalle y que el equipo que entrena el técnico sueco de origen serbio Veroljub Kosovac jugó demasiado acelerado y cometió muchos fallos, permitió que el Nordhorn lograra un resultado que le coloca como favorito para acceder a la final.

Sin embargo, los jugadores del equipo zaragozano piensan que mientras ellos tienen un amplio margen de mejora en su rendimiento para el encuentro de vuelta, su rival jugó al nivel que se esperaba de él, por lo que se apoyan en eso para intentar lograr un resultado que les dé el acceso a la final.

Controlar al hombre más peligroso de los germanos en el remate a puerta, el lateral internacional alemán Holger Glandorf (autor de 9 goles en Zaragoza), evitar precipitaciones, así como mejorar la puntería (en el partido del Príncipe Felipe estrellaron hasta siete balones en la madera) serán las claves para que el CAI se meta en la final por segundo año consecutivo.