Lunes, 15 de Octubre de 2007

Fiona Shaw trae a Madrid a Winnie de "Happy days", "reflejo del mismo Becket"

EFE ·15/10/2007 - 16:31h

EFE - Conocida en todo el mundo como la tía Petunia de las películas del famoso mago "Harry Potter", la galardonada actriz de teatro Fiona Shaw viaja a Madrid para interpretar a Winnie, protagonista de "Happy days" (Días Felices) y a la que define como "un reflejo del mismo (Samuel) Beckett". "Lo brillante de la obra es que mujeres de todo el mundo pueden reconocerse en Winnie, e incluso los hombres. De hecho, creo que Winnie tenía mucho del propio Beckett, en muchos sentidos él era ella", dijo a Efe la actriz, que mañana y hasta el domingo aterriza en las Naves del Español del Matadero Madrid, dentro de la programación del Festival de Otoño. EFE

Conocida en todo el mundo como la tía Petunia de las películas del famoso mago "Harry Potter", la galardonada actriz de teatro Fiona Shaw viaja a Madrid para interpretar a Winnie, protagonista de "Happy days" (Días Felices) y a la que define como "un reflejo del mismo (Samuel) Beckett".

"Lo brillante de la obra es que mujeres de todo el mundo pueden reconocerse en Winnie, e incluso los hombres. De hecho, creo que Winnie tenía mucho del propio Beckett, en muchos sentidos él era ella", dijo a Efe la actriz, que mañana y hasta el domingo aterriza en las Naves del Español del Matadero Madrid, dentro de la programación del Festival de Otoño.

Dirigida por Deborah Warner, "Happy days" es una de las reflexiones más duras y contundentes sobre la condición humana que se han hecho nunca sobre un escenario, pero a su vez "brilla por ser divertida, reconocible, musical y triste al mismo tiempo", afirma Shaw.

Con una mujer de mediana edad enterrada en la arena, primero hasta la cintura y después hasta el cuello, arranca una obra que habla del absurdo, la incomunicación y la soledad, pero también de la infinita capacidad de adaptación del ser humano, en este caso "Winnie", una ama de casa resignada a un matrimonio que ha durado demasiados años.

Escenificada por el National Theatre of Great Britain, "Happy days" es "como una pieza de arte moderno, que sube al escenario una situación doméstica a la que Beckett le ha quitado todo lo que podía tener de doméstica", comentó la actriz en Londres.

Emocionada por pisar Madrid por primera vez, Shaw espera que Winnie consiga conectar con el público español: "Si los subtítulos son buenos los espectadores podrán actuar conmigo y les encantará".

"Intenté hacerla un poco como yo porque en realidad la obra no habla sólo de una ama de casa, sino de una mujer encantadora que, sin embargo, se encuentra estancada en su vida", precisa Shaw.

Irlandesa como Beckett, la actriz admite la dificultad de dar vida a la protagonista de una de las obras más interpretadas del escritor, porque los pensamientos de Winnie no están conectados los unos con los otros: "Ni ella misma consigue recordar lo que dice".

Pero memoria no le falta. De escenario en escenario desde hace veinte años, Shaw dice que la experiencia en la saga de "Harry Potter" es fantástica aunque sólo sea por formar parte de un clásico moderno que han visto tantos millones de espectadores.

Sin embargo, la actriz se queda con el teatro, porque es un arte que "no persigue perdurar".