Lunes, 15 de Octubre de 2007

De la Vega dice que España hoy es "un país mejor, más justo y más digno"

EFE ·15/10/2007 - 16:11h

EFE - Imagen de archivo de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. EFE

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró que España es hoy "un país mejor, más justo y más digno", en declaraciones publicadas en la revista semanal femenina "D" del diario "La Repubblica".

La revista dedica un amplio reportaje-entrevista con Fernández de la Vega, a quien define como una mujer "determinada, elegante e innovadora".

En la entrevista, Fernández de la Vega hace un balance del Gobierno de Rodríguez Zapatero y, aunque dijo que el Partido Socialista da "confianza", aseguró que "la última palabra la tienen los electores".

"No nos corresponde a nosotros valorar nuestra labor, ya lo harán los ciudadanos con sus votos. Ésta es la grandeza de la democracia", añadió Fernández de la Vega.

La vicepresidenta declaró que el Ejecutivo seguirá "trabajando hasta el último día con la misma pasión que el primero, para mejorar la calidad de vida de los españoles, para aumentar sus derechos, para progresar en el terreno de la justicia social y de la modernización del país".

Comentó además que no creía "que la sociedad española se reconozca en el país dividido que el Partido Popular se empeña en dibujar", pues es "madura y sabe distinguir entre los problemas reales y las tensiones artificiales".

El principal argumento del reportaje con Fernández de la Vega es el aumento de la presencia de las mujeres en todos los sectores de la sociedad española.

"Es la historia de la lucha de millones de mujeres que están trabajando en España tanto de cara al público como entre bastidores para alcanzar la igualdad", explicó.

Ahora a las mujeres, dijo, "se las puede definir como revolucionarias porque, además de las medidas concretas a medio plazo, tienen el objetivo de transformar una estructura patriarcal e históricamente machista en una sociedad democrática sin discriminaciones".

Sobre la ley de contra la violencia de género señaló que "el objetivo es defender a las víctimas, protegerlas, evitar la violencia, ofrecer mayores garantías y alternativas de vida", aunque consideró que el número de asesinatos de mujeres sigue siendo "inadmisible".

Sobre las relaciones entre el Gobierno y el Vaticano, De la Vega aseguró que se enmarcan en el "respeto y lealtad".