Lunes, 15 de Octubre de 2007

"El rombo de Michaelis" o las leyendas más fantásticas de Fernando Royuela

EFE ·15/10/2007 - 15:51h

EFE - El escritor madrileño Fernando Royuela, que ha publicado "El rombo de Michaelis" ha afirmado a Efe que ha querido rescatar el humor del Arcipreste de Hita, Quevedo, Valle-Inclán, Mihura o Poncela. EFE

"El rombo de Michaelis", el nuevo libro del escritor madrileño Fernando Royuela, recorre la España del siglo XX a través de unas leyendas fantásticas en las que el humor y la fantasía tocan la realidad más cercana.

"El humor es una forma natural de entender las cosas y el mío es muy ibérico, negro, tierno, esperpéntico, pero siempre con un punto de reflexión" ha afirmado a EFE Royuela, quien ha querido rescatar el humor del Arcipreste de Hita, Quevedo, Valle-Inclán, Mihura o Poncela.

Y al hablar con Fernando Royuela, nacido en 1963 y que compagina desde hace más de diez años la escritura con su profesión como abogado, la risa está asegurada. "Siempre empiezo por reirme yo", reconoce.

El título de "El rombo de Michaelis", publicado por Alfaguara, lo tomó del nombre del ginecólogo del siglo XIX que a través de esa parte de la anatomía humana veía la evolución de un embarazo. "Me gustó la imagen para hacerla el 'leitmotiv' de todas las historias", ha explicado Royuela.

"El rombo de Michaelis" llama la atención desde el principio. "El título juega con lo que el lector se va a encontrar pues, en estos tiempos de velocidad, un libro te tiene que enganchar desde la primera página", añade el también autor de "Violeta en el cielo con diamantes" (2005).

Los relatos del libro no tienen un orden cronológico, "más bien es un desorden", porque están "muy barajados por mí y por la editorial", dice Royuela

Cada historia comienza con un hecho intrascendente y se complica. Se trata de contar la realidad de sucesos aparentemente normales, pero "deformándolos, dándoles un toque de fantasía", comenta Royuela, para quien "el punto literario es lo que hace de un suceso normal algo diferente".

El libro empieza con una estrofa de 'La violetera', ya que "buscaba algo absurdo, un topicazo", subraya Royuela, quien en "Callejero de Judas" (Lengua de Trapo 1997) encuentra su antecedente en el mundo de los relatos.

Considerado a sí mismo un "escritor de minorías", Royuela ha querido retratar "un mundo que siempre está en conflicto con el individuo, y de ese enfrentamiento surge la fuerza narrativa de las historias".

Hechos reales como el viaje de Alfonso XIII a las Hurdes o la inauguración de TVE en 1956 aparecen en los relatos de Royuela, unos acontecimientos que son los que "dan la chispa para luego contar toda la historia".

Uno de los recursos literarios más utilizados son las metáforas. "Me gustan mucho, quizá porque en el colegio no las entendía", recuerda con humor Royuela, quien las califica como "el broche de oro de la literatura, la joya que adorna la narración".

Respecto a los personajes, en "El rombo de Michaelis" se descubre la atracción del autor por las vidas desquiciadas, las que están "fuera del orden establecido, de esa realidad obligada", y sus personajes pertenecen "a esa fauna", como, por ejemplo, el farero y el hippy que se unen para dedicarse al negocio de los sorbetes de amapola.

Aunque no se dedica sólo a la escritura, "las gafas con las que veo la vida son literarias", confiesa Fernando Royuela, para quien "incluso los sueños pueden ser material para tu actividad literaria".