Sábado, 12 de Abril de 2008

Veltroni y Berlusconi cerraron la campaña para las elecciones del domingo y lunes

EFE ·12/04/2008 - 09:30h

EFE - El candidato por el partido democrático Walter Veltroni habla el viernes, en en Roma, durante un discurso ofrecido en el programa de televisión "Matrix" con miras a las elecciones generales que se realizarán el 13 y 14 de abril próximos.

La campaña para los comicios del 13 y 14 de abril concluyó el con una maratón de entrevistas televisivas, entre las que destacaron las realizadas en directo al candidato conservador Silvio Berlusconi y al progresista Walter Veltroni, que hablaron en el mismo canal, pero evitando la confrontación directa.

Veltroni y Berlusconi fueron entrevistados en el canal privado Canale 5, propiedad del grupo del ex primer ministro. Primero fue entrevistado el líder del Partido Demócrata (PD) y después el del conservador Pueblo de la Libertad (PDL).

Uno detrás de otro, sin posibilidad de encontrarse, con lo que se esfumó definitivamente la posibilidad de un esperado cara a cara televisivo entre los dos candidatos con más posibilidades de llegar al poder.

Berlusconi echó la culpa a la "par condicio", la ley que establece que en tiempo electoral todos los partidos tienen garantizado el acceso a los medios de información en igualdad de condiciones.

Sin embargo, en los comicios de 2006 sí hubo dos cara a cara entre Romano Prodi y Berlusconi, los candidatos de entonces, en la televisión pública RAI.

Las entrevistas se celebraron después de que Veltroni cerrara durante la tarde-noche del viernes la campaña electoral con un mitin multitudinario en la Piazza del Popolo de Roma.

Berlusconi tenía previsto cerrar la campaña ayer en la norteña Udine, pero con el mitin que dio el jueves en la Ciudad Eterna la dio por concluida y dedicó esta jornada a preparar la entrevista en "Canale 5".

Durante las entrevistas, tanto uno como otro reiteraron sus programas electorales y se mostraron convencidos de que la fortuna está de su lado, del de cada uno.

La única "novedad" fue el anuncio hecho por Berlusconi de que, dando por hecho que ganará, abolirá el impuesto de circulación de automóviles, motos de gran cilindrada y motocicletas.

Según el ministro en funciones para el Desarrollo Económico, Pierlugi Bersarni, los cuatro mil millones en los que valoró Berlusconi la abolición los sacaría de una subida del precio de la gasolina.

Por lo demás, Veltroni aseguró que el domingo "comienza una nueva primavera" y la "europeización de la vida italiana" si ganan ellos, mientras que Berlusconi volvió a acusarle de mentir. Según dijo le "pilló" en 43 mentiras.

Aunque cansados tras un mes de campaña electoral, ambos candidatos intentaron ofrecer sus mejores imágenes, sabedores que el número de indecisos, según los sondeos, se estima en el 30 por ciento y una imagen por televisión vale más que mil palabras.

Además de esas dos entrevistas en directo, la televisión pública RAIDUE emitió un programa grabado en el que los 15 candidatos a primer ministro contaron en cinco minutos cada uno sus programas. Ninguno se enfrentó cara a cara, en la misma tónica que durante toda la campaña.

Entre los quince, por supuesto, estaban Veltroni y Berlusconi, quienes también participaron en otro programa en diferido emitido antes de las doce de la noche, hora del final de campaña, en el primer canal de la RAI.

Los medios locales escribieron anoche los italianos o apagaban la televisión o se encontrarían con Berlusconi y Veltroni en todos los canales.

La maratón televisiva puso fin a un mes de campaña electoral, de perfil bajo, en las que los candidatos no fueron capaces de involucrar a los ciudadanos, que la han seguido con escepticismo y despego.

"La gente está muy desilusionada, preocupada, quiere alguna solución independientemente del partido del que venga", pero tiene "la convicción de que gobierne quien gobierne no cambia mucho", dijo a Efe el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Luiss de Roma Giovanni Orsina.

El domingo y lunes están llamados las urnas casi 50 millones de italianos. El nuevo parlamento se volverá a elegir con el sistema proporcional y listas cerradas, impuesto por Berlusconi, que penaliza a los grupos pequeños

Según los sondeos, el PDL de Berlusconi saca al PD una ventaja de entre 5 y 8 puntos en la Cámara de los Diputados y lograría la mayoría absoluta.