Viernes, 11 de Abril de 2008

Francia libera a los secuestrados del velero "Ponant" y detiene a 6 piratas

EFE ·11/04/2008 - 13:32h

EFE - Fotografía con fecha desconocida facilitada por CMA CGM que muestra el velero francés de lujo "Ponant", que fue secuestrado por piratas el 4 de abril en el Golfo de Adén, Somalia.

Agentes especializados franceses liberaron hoy a los 30 miembros de la tripulación del velero de lujo "Ponant", secuestrados desde hacía una semana frente a las costas de Somalia, y lograron capturar a seis de los piratas.

La liberación de los secuestrados, 22 de ellos de nacionalidad francesa, se produjo sin emplear la fuerza después de que el armador del barco pagara un rescate de unos dos millones de dólares a los piratas, que abandonaron el velero y permitieron la llegada de los agentes galos.

Sin embargo, estos agentes habían preparado un dispositivo de vigilancia en tierra que permitió arrestar a la mitad de los secuestradores y recuperar bolsas con dinero, aparentemente, parte del rescate pagado, según aseguró el jefe del Estado Mayor del Ejército, Jean-Louis Georgelin.

Mientras proseguía la búsqueda del resto del comando, los detenidos fueron conducidos a un barco de la marina francesa a la espera de ser entregados a la Justicia.

Se trata de ex pescadores somalís que vivían en clan y que en los últimos años se habían especializado en la piratería.

Fuentes oficiales negaron que hubiera muertos en la operación, ni por parte de los piratas ni entre los soldados franceses, en contra de lo que habían indicado algunas fuentes somalís.

Ninguno de los responsables de la operación que compareció en rueda de prensa quiso dar detalles del acuerdo al que el armador del barco había llegado con los piratas para facilitar el rescate de los rehenes.

Georgelin, quien aseguró que el armador había negociado por radio con los piratas, puntualizó, sin embargo, que no se había pagado dinero público a los malhechores.

El consejero de Defensa de la Presidencia francesa, Edouard Guillaud, aseguró que el presidente, Nicolas Sarkozy, había establecido que la prioridad de la operación debía ser salvar a los 30 secuestrados.

Con ese objetivo se había trabajado desde que hace una semana se supo el secuestro del velero de lujo frente a las costas somalís por parte de unos piratas que mantenían retenidos a los miembros de la tripulación, toda vez que el barco no transportaba ningún pasajero.

Una vez que se comprobó que la vida de los rehenes no corría peligro, Sarkozy autorizó, en concertación con las autoridades somalís, a perseguir al comando en tierra, para no dejar impunes a los responsables de una actividad que va en aumento en los últimos años.

El consejero diplomático de la Presidencia francesa, Jean-David Levitte, afirmó que en 2007 se produjeron 280 asaltos de piratas en el mundo, la mitad de ellos en la zona del Cuerno de África.

Sarkozy impulsará en los próximos días una iniciativa en el Consejo de Seguridad de la ONU para que los países más desarrollados se impliquen en la lucha contra la piratería, sobre todo frente a las costas de Estados que tienen más problemas para perseguir estas prácticas.

El presidente francés expresó "su profunda gratitud a las fuerzas armadas francesas y a todos los servicios del Estado que han permitido una salida rápida y sin incidentes a este secuestro" y se apresuró a recibir a los familiares de los liberados en el Elíseo.

Por su parte, el ministro de Exteriores, Bernard Kouchner, indicó que se organizará "lo antes posible" la vuelta a Francia de los liberados, y agradeció "calurosamente" a todos los que contribuyeron a la solución de la crisis.

El "Ponant", un velero de lujo de tres mástiles, se encontraba anclado desde el pasado domingo frente a las costas de la región semi-autónoma somalí de Puntland.