Viernes, 11 de Abril de 2008

Fura pasa del grito a la palabra en un montaje inspirado en un secuestro terrorista

EFE ·11/04/2008 - 18:40h

EFE - El director artistico de La Fura dels Baus, Alex Ollé (c), posa en el Teatro Nacional de Cataluña, TNC, junto con el resto de miembros de la compañia que participan en la obra "Boris Godunov", un espectáculo inspirado en el secuestro de un teatro moscovita por parte de unos terroristas chechenos con el que la compañía teatral busca propiciar entre los espectadores una reflexión sobre el terrorismo.

Àlex Ollé, al frente de La Fura dels Baus, pasa "del grito a la palabra" en "Boris Godunov", el nuevo espectáculo de la compañía catalana inspirado en un hecho real que le impresionó particularmente: el ataque terrorista a un teatro moscovita y el secuestro de los espectadores.

La Fura dels Baus hace temporada en el Teatro Nacional de Catalunya con ese montaje que estará en cartel del 17 al 30 de abril, en paralelo a dos obras más, también con títulos de autores clásicos que se están representando en el Liceo barcelonés.

Convierte la platea del TNC en un teatro con espectadores secuestrados por terroristas y testigos mudos de una negociación política para liberarlos.

Para esa singladura teatral, Ollé ha contado con la complicidad del dramaturgo David Plana y juntos han montado un espectáculo que "no busca el impacto visual sino el emocional", con el que La Fura pasa "del grito a la palabra", según la propia observación del director teatral.

"Boris Godunov" llega al TNC y en octubre al escenario madrileño del Centro Dramático Nacional con un cierto rodaje y tranquilidad ya que, tras su estreno en Molina de Segura (Murcia) y su posterior exhibición en Rubí (Barcelona) y en Palma de Mallorca, ya cuenta con contratos para ir de gira por varias ciudades europeas y españolas.

De esas actuaciones, según Ollé, han recogido reacciones que van desde los comentarios positivos de "me habéis hecho sentir cosas, las he llevado en la cabeza varios días" hasta los de "me esperaba pasar más miedo...".

Ollé y Plana han tomado como excusa el texto de Alexander Pushkin, que en el espectáculo interpretan una serie de actores, para hacer una reflexión general sobre el terrorismo y también sobre el comportamiento humano en situaciones de tensión.

Esta obra de "teatro dentro del teatro", interpretada por nueve actores, parte del secuestro del teatro Dubrovska de Moscú en 2002 a manos de un grupo terrorista checheno mientras se representaba un musical y en cuyo desalojo murieron 171 personas: 130 rehenes y 41 asaltantes.

Sobre ese hecho La Fura ha confeccionado una ficción en la que, "sin buscar la truculencia", ha dicho Ollé, acerca al espectador a la vivencia de un atentado terrorista y en la que los actores que interpretan a los terroristas empuñan réplicas de los fusiles de asalto Kalashnikov y armas de fogueo.

Los movimientos terroristas de ficción se producen en la misma platea, aunque sin interacción directa con el público, ayudados de una escenografía virtual con proyecciones a través de un circuito cerrado de televisión que incorpora al espectáculo el espacio exterior e interior del teatro.