Viernes, 11 de Abril de 2008

El PNV tiende la mano al PSOE para alcanzar un acuerdo de normalización política en el P. Vasco

EFE ·11/04/2008 - 14:11h

EFE - El diputado del PNV Josu Erkoreka, en el momento de emitir su voto, durante la segunda jornada del debate de investidura, celebrada el miércoles en el Congreso de los Diputados.

El PNV, a través de su portavoz en el Congreso, Josu Erkoreka, ha tendido hoy la mano al PSOE a fin de que en el transcurso de la legislatura pueda alcanzarse un acuerdo para la normalización política del País Vasco.

Erkoreka, en su intervención en la segunda sesión de la investidura de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno, ha vuelto a reiterar que su grupo se abstendrá en esta segunda votación, pero ha querido dejar claro que no va a poner obstáculos a acuerdos futuros.

La abstención del PNV, que "no es sinónimo de inhibición", no significa que este partido renuncie a "influir en la agenda gubernamental" y en el cumplimiento de ésta, y será, según Erkoreka, "comprometida, proactiva y constructiva", con un doble significado: "crítico y esperanzado".

El portavoz nacionalista ha explicado que su abstención pretende ser, por un lado, un "gesto crítico" ante la falta de proyecto de los socialistas para el País Vasco, "más allá de esbozar gestos seductores y sonrisas amables", y de utilizar palabras "que acostumbran a adornar el mensaje político, como democracia, convivencia o ciudadanía".

Pero por otro lado, ha continuado, la abstención pretende contribuir a mantener una puerta abierta a la esperanza, si bien el PNV no quiere "pecar de ingenuo" y es consciente de las dificultades que existen para alcanzar un acuerdo sobre la normalización política del País Vasco.

Ha recordado que los acuerdos que se han alcanzado sobre esta cuestión "rara vez se cumplen en Madrid" y "han quedado convertidos en agua de borrajas en cuanto se aproximan al Manzanares".

Aunque Erkoreka cree que estos antecedentes no invitan al optimismo, el PNV no está dispuesto a conceder "coartadas a nadie" y no facilitará la labor "a quienes esperan que hoy votemos que no para mañana acusarnos de haber cerrado todas las puertas matando la esperanza".