Lunes, 15 de Octubre de 2007

Hoy comienza el juicio contra los islamistas que pretendían volar la Audiencia Nacional con un camión-bomba

La Fiscalía pedirá penas de entre 2 años y medio y 46 años de prisión para los 30 acusados

AGENCIAS ·15/10/2007 - 10:21h

Los presuntos terroristas islamistas a los que juzga la Audiencia Nacional. EFE

La Audiencia Nacional celebra hoy el juicio contra 30 presuntos terroristas islamistas detenidos en octubre de 2004 en el curso de la denominada 'Operación Nova'. Los acusados, en su mayoría marroquíes y argelinos, podrían haber integrado o colaborado con distintas células radicales que planeaban atentar contra objetivos en España, como la Audiencia Nacional, que pretendían hacer volar estrellando contra las dependencias judiciales un camión-bomba.

La vista oral ha dado comienzo a las 10 de la mañana y se desarrollará en sesiones de mañana y tarde los lunes, martes y miércoles, hasta su conclusión, prevista para el próximo mes de diciembre.

El tribunal encargado de juzgar a estos 30 procesados, la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, estará presidido por el juez Alfonso Guevara, que también forma parte del tribunal que juzgó a los acusados del 11-M. Le acompañarán los jueces Fermín Javier Echarri y Flor María Sánchez.

Uno de los acusados en esta causa, Abdelkrim Bensmail, declaró como testigo en la vista en la que se juzgaba a los acusados de participar en el atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid, ya que mantenía lazos con uno de los siete terroristas suicidas de Leganés (Madrid), Alekema Lamari.

Petición de penas

La Fiscalía solicita un total de 464 años y medio de cárcel para los 30 presuntos terroristas islamistas. Al líder de la célula, Abderahmane Tahiri, alias "Mohamed Acraf", se le acusa de crear cuatro células terroristas desde la cárcel de Topas (Salamanca) y de planear atentados en España.

El Ministerio Público solicita para los procesados penas de entre 2 años y medio y 46 años de cárcel --pena que pide para el cabecila Tahiri--, por delitos de conspiración para cometer atentado terrorista, pertenencia a banda armada, falsificación de documentos oficiales y tenencia de útiles para la falsificación de tarjetas de crédito.

En su escrito de calificación provisional el fiscal Pedro Rubira, encargado de la causa, señala que "Mohamed Acraf" constituyó, como emir en la cárcel de Topas, un grupo de personas adoctrinadas en el pensamiento del 'salafismo yihadista', conectado a Al Qaeda.

Entre sus objetivos se encontraban, además de la Audiencia Nacional, el Tribunal Supremo, la estación ferroviaria de Príncipe Pío, el parque Tierno Galván o la sede del PP en la calle Génova.

Atentado contra la Audiencia

Para el atentado contra la Audiencia Nacional los terroristas trataron de adquirir 1.000 kilos de Goma-2, de los cuales 500 serían utilizados en esta acción y el resto se emplearía en otras acciones terroristas.

Su propósito era cargar la dinamita en un camión y lanzarlo a toda velocidad contra el edificio de la Audiencia Nacional en la calle Génova. El grado de preparación del atentado había llegado a tal extremo, según la Fiscalía, que hasta siete de los procesados (Said Afif, Kamara Birahima, Mustapha Farjani, Mohamed Boukiri, Mokhtar Siah y Mouad Duoas) habían manifestado su voluntad de inmolarse junto a Tahiri en la ejecución de este atentado.

Para tal fin, Tahiri se trasladó en julio de 2004 a Almería y solicitó a Birahima que comprara una tonelada de explosivo. El mauritano se puso en contacto con una persona de etnia gitana, llamada Antonio, si bien finalmente no se produjo la compra-venta. "Momamed Acraft" también le pidió conseguir explosivo a una segunda persona que declarará durante el juicio como testigo protegido.

Según la Fiscalía, mediante este atentado se pretendía acabar con la vida de las personas que trabajan diariamente en la Audiencia Nacional, unas 980 entre jueces, fiscales, funcionarios, periodistas y público en general, así como destruir los archivos que afectan a otros procedimientos abiertos contra terroristas islamistas.