Jueves, 10 de Abril de 2008

El Gobierno asegura a Montilla que no prevé gestiones por el Ródano

Zapatero no llamará a Sarkozy pese a la petición de CiU

FERRAN CASAS ·10/04/2008 - 20:44h

El sí de Zapatero ante CiU a estudiar el trasvase del Ródano a Barcelona ha levantado una polémica política previsible y agria en Catalunya. Pero todo puede quedar en agua de borrajas porque, según José Montilla, el Gobierno español ni ha llamado ni prevé hacerlo al ejecutivo de Sarkozy para abrir una negociación que traiga el agua del río francés a Catalunya como piden con ahínco los nacionalistas.

El president Montilla acababa ayer su viaje oficial de contenido económico de tres días a Marruecos. El lunes le había dicho a Mas que ni hablar del Ródano pero el martes tuvo que oír como Zapatero le entregaba, en pleno flirteo, ese trofeo a Duran. Ayer se cobró venganza desmontando el "éxito" nacionalista en el debate de investidura. Montilla explicó que el ministro Moratinos le llamó para explicarle que, contra lo publicado por algún periódico, el Gobierno del PSOE no había hecho ninguna gestión "ni tenía la intención". La versión del jefe del ejecutivo catalán fue confirmada por Exteriores.

Sin propuesta de Madrid

Según el president, estudiar el trasvase del río francés no es "prioritario" ni para Catalunya ni para España. Montilla afirmó que hay que buscar una solución para octubre, cuando pueden llegar las restricciones a Barcelona. Unas soluciones que, hasta ahora, Madrid no ha expuesto formalmente pese a haber rechazado propuestas de la Generalitat como el trasvase puntual del Segre.

Montilla minimizó el compromiso ante Duran y acusó al líder de CiU, Artur Mas, de distraer la atención "con fuegos de artificio" y centrando la atención "en una broma".

El president aseguró, en lo que Mas tildó de "ataque de cuernos" por los guiños de Zapatero a CiU, que el compromiso ante Duran cabía tomarlo como una cuestión "de cortesía". A su vez, el conseller Baltasar se refirió a las pegas que, como ha adelantado Público, París pone al trasvase. "Nuestra opción evita violentarnos con Francia y depender de una sociedad semipública. Además, antes de que llegara agua del Ródano habría muchas sequías", afirmó.

Ayer José Zaragoza, secretario de organización del PSC, aseguró que la semana que viene empiezan las obras para el trasvase del Segre y que cuando estén hechas será difícil que Madrid, que debe autorizar la captación de agua, lo impida. Los municipios del cinturón de Barcelona, governados por el PSC, pidieron una solución rápida a las instituciones ante la sequía.

Camps lleva la guerra del agua a Bruselas

El presidente del País Valenciano, Francisco Camps, consiguió ayer que el pleno del Comité de Regiones de la UE aprobará dividido un informe que, entre otras soluciones para paliar la sequía, apostaba por los trasvases. El informe presentado por Camps en este órgano consultivo comunitario recibió 43 enmiendas delimitando las condiciones para hacer obras hidráulicas de este tipo. El presidente valenciano recibió el apoyo de Murcia, también gobernada por el PP, y el voto en contra de Catalunya y Aragón, que no consiguieron hacer prosperar sus enmiendas. Camps se felicitó de que el texto trasvasista "refuerce el concepto de nación puesto que introduce elementos como igualdad o solidaridas".