Jueves, 10 de Abril de 2008

Arabia Saudí cree los biocombustibles no son la solución a los retos energéticos

EFE ·10/04/2008 - 16:17h

EFE - Conductores de camión esperan para poder repostar diesel en una gasolinera de Shangai, en China.

El ministro saudí del Petróleo, Ali Naimi, consideró hoy que los biocombustibles "no son la solución" para los retos energéticos que tiene planteados el mundo tanto en términos de aprovisionamiento, como medioambientales.

"Hay que ser realistas" con los biocombustibles, advirtió Naimi, quien consideró "un error" que éstos se pongan en el mismo paquete que las energías renovables, durante la Cumbre Internacional del Petróleo que se celebra en París.

El ministro insistió en que la producción de biocarburantes compite con la de alimentos, que a su juicio debería ser el principal objetivo de la agricultura.

A ese respecto, relacionó el tirón de los precios mundiales de algunos alimentos, en particular el maíz, con las políticas de desarrollo de estos combustibles de origen vegetal.

También aseguró que el balance medioambiental de los combustibles "es negativo", no sólo por las emisiones que se generan para obtenerlos, sino también por las consecuencias indirectas de la dedicación de grandes cantidades de tierras y recursos como el agua, y habló en particular de la deforestación.

El ministro saudí denunció que los biocarburantes provocan "una distorsión" del mercado energético debido a la gran cantidad de subvenciones que reciben, de forma directa o indirecta.

Argumentó que pese al soporte que reciben, las políticas de promoción de los biocombustibles más ambiciosas pretenden incrementar su peso hasta el equivalente del 6 por ciento del consumo de petróleo en el horizonte del 2010, una cifra, a su juicio, limitada.

Reiteró en que pese al impulso de los biocombustibles, el precio del crudo ha subido y no ha mejorado la seguridad en el aprovisionamiento energético ni se han calmado las incertidumbres del mercado.

Naimi reiteró el compromiso de su país para responder al crecimiento de la demanda de crudo y señaló que su contribución "es considerable".

Indicó que en los próximos cinco años tienen previsto invertir 90.000 millones de dólares para incrementar las capacidades de extracción, que deben subir a 12,5 millones de barriles diarios en 2009.

A más largo plazo, hizo hincapié en el mensaje de que sobre la base de las reservas existentes, "vamos a ser capaces" de responder a las necesidades de consumo. A escala mundial, señaló que "si la demanda existe" se pueden producir "130 millones de barriles diarios".