Jueves, 10 de Abril de 2008

"¿Qué clase de independencia es ésta?"

Albin Kurti se queja de las misiones internacionales y de la corrupción en Kosovo

PÚBLICO.ES ·10/04/2008 - 16:26h

El albanokosovar Albin Kurti, de 32 años, es el líder del movimiento Vetëvendosje (Autodeterminación). Lleva años organizando protestas en favor de una independencia real de Kosovo. En febrero de 2007 fue detenido tras una manifestación pacífica en la que dos de sus seguidores resultaron muertos por tiros de policías de la UNMIK, la misión de la ONU para Kosovo.

En arresto domiciliario, afrontó un proceso lleno de irregularidades que acaba de suspenderse indefinidamente.

Cuando le visitamos en la central de su movimiento en Pristina, para los serbokosovares no ha cambiado nada desde la proclamación de independencia del 17 de febrero.

Los serbios siguen siendo los únicos vecinos de Kosovo que no necesitan pasaporte para entrar en el país. Belgrado no ha dejado de controlar los enclaves al norte de Mitrovica, donde se sigue pagando con dinares y la oficina de la Unión Europea (UE) permanece desierta. En los enclaves mixtos, los funcionarios serbios reciben presiones de Belgrado para abandonar sus puestos.

P. Usted distingue entre la independencia proclamada oficialmente y la autodeterminación real. ¿Cuál es la diferencia?

R. Una independencia sin autodeterminación es una independencia hecha sin la gente. No tenemos Ministerio de Asuntos Exteriores. No tenemos Ministerio de Defensa. No tenemos Ejército. Nuestra policía está controlada por la UNMIK. No tenemos integridad territorial. No tenemos ciudadanía. ¿Qué clase de independencia es ésta? No tenemos soberanía. Es como si te dan un regalo bien empaquetado que cuando lo abres está vacío.

P. La comunidad internacional quiere un Kosovo multiétnico, pero el plan del enviado especial de la ONU Martti Ahtisaari, en el que se basó la declaración de independencia, promueve en realidad la separación física de las etnias. ¿Hasta dónde llega la contradicción?

R. También en Bosnia decían que querían una sociedad multiétnica, y ahora tenemos la República Srpska, separada del resto. ¿Por qué? Porque lo basaron todo en la pertenencia étnica. No se puede construir una sociedad multiétnica partiendo de la pertenencia étnica. Eso es empezar por lo que separa a la gente, no por lo que tiene en común. Supone no ver que la gente quiere sanidad, derechos humanos, cubrir sus necesidades, educación. Así no se logra más que división.

P. En la municipalidad mixta de Novo Brdo, empleados municipales y policías serbios han abandonado sus puestos por presiones de Belgrado. ¿Tiene conocimiento de la situación?

R. Creo que Serbia en algunos casos está pagándoles salarios extra, y que algunos de ellos están siendo amenazados. Y sé de buena tinta que Serbia está amenazando a romaníes.

P. ¿Qué les dicen los serbios?

R. No os juntéis con albaneses, no vayáis a Pristina, no tratéis con albaneses. No habléis con ellos, no aceptéis ningún tipo de consejo o ayuda de Pristina. Si actuáis así, Belgrado os ayudará.

P. ¿Qué es mejor para la población serbia, seguir las instrucciones de Belgrado o resistirse?

R. Serbia los está instrumentalizando. Lo que quiere Belgrado no es integrar a los serbokosovares en el territorio de Kosovo, sino usarlos para mantener el territorio de Kosovo. Ponerlos al servicio de su apetito por más territorios. Porque Serbia es la hermana pequeña de Rusia. Y Rusia está obsesionada con el territorio. Mire qué grande es Rusia.

P. ¿Qué es lo que quiere Rusia?

R. Territorio. Y Serbia usa a los serbokosovares para sus ansias de más territorio.

P. ¿Qué expectativas tiene la economía kosovar?

R. No producimos nada. Aquí no hay fábricas, no hay industria, nada.

P. ¿Y la minería?

R. Ahí tampoco se está moviendo nada. Primero quieren privatizarla. No tenemos electricidad por culpa de la mala gestión de la gente de aquí y de los extranjeros. Pero eso es parte del proceso de destruir empresas de propiedad social y pública. Están vendiendo el aeropuerto, el suministro eléctrico, las minas. El ideal del neoliberalismo empieza por la privatización de las telecomunicaciones y la energía. Y Kosovo es un lugar fantástico para la experimentación. Nos consideran sui generis, y si eres sui generis, eso significa que la historia no nos enseña nada. Este caso no estaba en los libros, y si al final no funciona, bueno, era un experimento. Somos una de las regiones más pobres de Europa, pero con el mercado más abierto.

P. ¿Cómo es la corrupción de la UNMIK que denuncia?

R. Con seis dígitos, la corrupción se considera local. A partir de ocho dígitos, es internacional. Cuando hablamos de decenas de millones de euros, la corrupción es internacional. Y no es un milagro que Joachim Rücker, antes de convertirse en jefe de la UNMIK, fuera el jefe de la Kosova Trust Agency, que se ocupa de las privatizaciones. ¿Por qué una persona así pudo convertirse en jefe de la UNMIK? Salario doble, gastos mínimos, posibilidades de carrera, no tener que rendir cuentas a nadie. No es responsable ante nadie de sus acciones. La mayoría de ellos [los jefes de organismos internacionales en Kosovo] son mediocres en su propio país. No han venido los mejores expertos.

P. Con la misión Eulex, la UE quiere contribuir a construir un Estado de derecho.

R. Sí, pero no ahí donde hay administración serbia. Han enviado policías y jueces, cuando lo que necesitamos son médicos, profesores, expertos económicos. ¿Para qué nos envían 2.000 policías?