Jueves, 10 de Abril de 2008

Para Ángeles González-Sinde hay mucha demagogia en el canon digital

EFE ·10/04/2008 - 14:12h

EFE - La presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, Angeles González -Sinde, durante su intervención hoy en el Foro de la Nueva Economía.

La presidenta de la Academia de Cine, Ángeles González-Sinde, cree que "hay mucha demagogia" en torno al canon digital y ha lamentado que un "ministro de Industria empatice más con un importador de tecnología que con más de ocho mil autores".

Ángeles González-Sinde ha ofrecido hoy una conferencia en el Foro de la Nueva Sociedad, presentada por el director del Instituto de las Artes y las Ciencias Cinematográficas (ICAA), y en presencia del ministro de Cultura en funciones, César Antonio Molina, y la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel.

"En el canon digital hay mucha demagogia y a los autores nos duele que haya más comprensión hacia esas empresas importadoras de tecnología", cuyo "movimiento", ha precisado González-Sinde, "ha sido muy astuto".

Asimismo, la presidenta de la Academia ha resaltado que a los cineastas les afecta más la Ley de la Sociedad de la Información que la Ley de Cine y, sin embargo, en el debate de esa norma la Comisión de Cultura del Congreso no ha tenido ni arte ni parte y las "teleoperadoras se han ido de rositas".

González-Sinde ha advertido de que es "vergonzoso y provinciano seguir acomplejados porque somos una industria creativa y consolidada", al tiempo que ha querido romper el mito sobre las subvenciones que recibe el cine español: "es una de las partidas menores del Ministerio de Cultura y es como el presupuesto de cualquier museo importante".

Según sus datos, el presupuesto total de Cultura es de 1.175,41 millones de euros, de los que 101,62 corresponden al ICAA, que destina al Fondo para la Protección de la Cinematografía 85 millones.

La presidenta de la Academia ha lamentado las prácticas comerciales de Hollywood, que gran parte de las películas españolas no llegan a estrenarse fuera de Madrid y Barcelona, y ha defendido que las cadenas de televisión inviertan del cinco por ciento de sus beneficios en cine.

González-Sinde ha atribuido a numerosas causas -desde urbanísticas a tecnológicas- la caída en el número de espectadores y el cierre de salas en las ciudades, un fenómeno que se produce cuando hay un "panorama de vitalidad" con gran cantidad de óperas primas, directores noveles y alumnos en las escuelas audiovisuales.

No obstante, ha advertido de que puede haber "una fuga de talentos" como ocurrió en el sector científico, pues ya hay realizadores que, tras grabar su primer corto en España, están trabajando en Estados Unidos.