Miércoles, 9 de Abril de 2008

Las legislativas confirman el giro a la derecha de Corea del Sur

EFE ·09/04/2008 - 07:42h

EFE - El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak (i) y la primera Dama, Kim Yoon-ok, votan para las elecciones parlamentarias en un puesto de votación en Seúl, Corea del Sur, hoy.

Corea del Sur confirmó el giro a la derecha iniciado en diciembre con la elección del presidente Lee Myung-bak, al otorgar hoy una clara victoria en los comicios legislativos a su grupo, el Gran Partido Nacional, según los primeros resultados.

A las 21.30, hora local (12.30 GMT), y con el 68,5 por ciento del voto escrutado, los conservadores del GNP lograrán al menos 145 escaños por 87 de la oposición, aunque se trata de cifras provisionales porque muchos de los escaños se decidirán por un pequeño margen de votos.

Según la media realizada por la agencia Yonhap de cuatro sondeos publicados por las televisiones, los conservadores obtendrían entre 154 y 178 escaños de los 299 de los que consta la Asamblea unicameral surcoreana.

El principal grupo de la oposición, el Partido Democrático Unido (PDU), lograría sólo entre 67 y 89 asientos en un Parlamento que consta de 299, un severo castigo, teniendo en cuenta los 136 que ocupaba hasta ahora.

Se presume que los resultados definitivos de los comicios se conocerán a primera hora de mañana, jueves, hora local.

La victoria del GPN facilitaría la gestión del presidente Lee Myung-bak, elegido por los surcoreanos en diciembre con una mayoría aplastante para llevar a cabo su ambicioso programa económico y un cambio de rumbo respecto al régimen comunista de Corea del Norte.

Su intención es emprender reformas económicas de corte liberal, un endurecimiento de la política hacia Pyongyang y ambiciosos proyectos de infraestructuras como una red de canales que atravesaría todo el país.

A partir de ahora tendrá además la cobertura del Parlamento en su todavía corto mandato, que de momento se ha caracterizado por encender las relaciones con el régimen comunista del Norte y pocas medidas concretas en materia económica.

Las elecciones y la campaña han estado marcadas por la falta de un programa electoral que llame la atención de los ciudadanos y una generalizada ausencia de interés por parte de los electores.

Esa falta de conexión entre la población y la clase política ha determinado que los comicios celebrados hoy han registrado la participación más baja de la historia de las legislativas en Corea del Sur.

Según la Comisión Nacional Electoral, el índice de participación alcanzó el 46 por ciento, un 14,6 por ciento inferior al de los comicios legislativos de 2004.

Los analistas señalan a la indiferencia y la desconfianza de los electores hacia el sistema político y la rivalidad encarnizada de los partidos como causa de la baja participación.

Algunos observadores definieron como una "crisis de la democracia" el hecho de que la participación se sitúe en cifras inferiores al 50 por ciento.

Las autoridades surcoreanas ya preveían el bajón en la participación y trataron de intervenir con curiosas medidas, como descuentos en museos para los ciudadanos que acudan a votar.

Sin embargo, ni estos descuentos ni los llamamientos a la participación lograron impulsar el flujo de votantes a las urnas.

El presidente del GPN, Kang Jae-sup, consideró a primera hora de la noche, todavía sin resultados concretos, que el pueblo surcoreano ha decidido "otorgar la mayoría" a su partido para que el presidente Lee restaure "la economía del país".

Por su parte, Shon Hak-kyu, presidente del PDU, aceptó "con humildad" la voluntad del pueblo y opinó que la renovación que ha experimentado su partido no fue muy aceptado por los ciudadanos.

La mayoría de los escaños, 245, se otorgarán por circunscripciones, mientras que lo 54 restantes se repartirán según un sistema de representación proporcional.