Domingo, 14 de Octubre de 2007

Wash Bar: cuando lavar trapos sucios y tomar café es todo uno

Aunque sea un fastidio salir de casa para hacer la colada, una taza de café en buena compañía puede convertir la tarea en un divertimento.

ANA LASACA ·14/10/2007 - 20:51h

Usuarios del Wash Bar de París

Ya nos lo enseñó la dulce Amélie Poulain: la vida en París puede ser dura y, a la vez, maravillosa. Regla que se confirma cada vez que a un estudiante le toca hacer la lavadora. Y es que aunque sea un fastidio salir de casa para hacer la colada (maleta en ristre), una taza de café en buena compañía puede convertir la tarea en un divertimento. Bajo esta filosofía se encuadra el Wash Bar de la capital del Sena.

Situado en el 105 de la calle Oberkampf (11 arrondissement), ofrece la posibilidad de tomar café mientras los trapos sucios de uno se enjabonan en la lavadora. Este local puede presumir de ser el primero en promover coladas con cafés en París, aunque desde entonces (abrió en 2004) varios establecimientos han adaptado la fórmula, entre ellos The Laundromat Café (Copenhague) y Brainwash (San Francisco). No obstante, el Wash Bar sigue distinguiéndose, ya que propone a sus usuarios proyecciones de cortometrajes y partidos de fútbol en televisores de plasma o navegar por Internet.

A estos acontecimientos se añaden talleres de customización y, cómo no, la tentadora posibilidad degustar una bebida caliente si es el caso. A juzgar por la distribución de estas lavanderías, la exportación de esta idea parece calar más en las capitales del norte de Europa que en las ciudades españolas. Al menos, en Madrid, Dry Cleaning organiza exposiciones. Lo de vender bebidas mientras los pantalones del respetable dan vueltas ya es otro cantar.