Miércoles, 9 de Abril de 2008

Comienzan las obras de restauración de un palacio del siglo XVI en Ávila como nuevo espacio cultural

EFE ·09/04/2008 - 17:23h

EFE - El alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto (c), asistió hoy al inicio de las obras de rehabilitación del Palacio de los Caprotti (s. XVI), acompañado por el arquitecto del proyecto, José Ramón Duralde (d), tras firmar (en la imagen) el acta de replanteo del edificio como espacio cultural de la capital abulense.

El alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, ha firmado hoy el acta de replanteo y ha asistido al inicio de las obras de rehabilitación del Palacio de Caprotti, del siglo XVI, como nuevo espacio cultural de la ciudad, que cuenta con una inversión de cinco millones de euros y un plazo de dieciséis meses.

"Se trata de un paso más para hacer realidad un proyecto importante para Ávila", ha comentado el regidor a los periodistas sobre los trabajos de este inmueble situado en pleno casco histórico de la capital abulense, junto al Torreón de los Guzmanes, sede ésta de la Diputación Provincial.

El edificio fue adquirido por el Ayuntamiento de Ávila sin coste alguno para las arcas municipales, a raíz de un convenio urbanístico con cinco promotores que desembolsaron el dinero necesarios para su compra, rehabilitación y posterior puesta en valor.

El acuerdo se enmarca dentro de una operación entre el Consistorio, los herederos del pintor italiano Guido Caprotti (1887-1966) y cinco empresarios de tres planes parciales que serán quienes abonen todo el coste de la operación, cifrada en torno a doce millones de euros.

Ello es posible porque el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) prevé la cesión de espacios a la comunidad, entre los que figuran los denominados "Sistemas Generales" para uso de "toda la ciudad", caso del Palacio de Caprotti.

El edificio tendrá un "uso cultural", aunque García Nieto no ha precisado aún su función, algo que será estudiado durante los dieciséis meses que se prolongarán las obras de un proyecto redactado por el arquitecto José Ramón Duralde.

El alcalde ha señalado que sus estancias servirán para albergar una parte de las obras que conforman el legado de Caprotti, pero también se destinarán a exposiciones, conferencias y otro tipo de actos aún por determinar.

En este contexto, se ha felicitado por el inicio de unas obras que servirán para detener el "progresivo deterioro" de este palacio en el que ya se han realizado "trabajos previos".

De los doce millones de la operación, más de cinco se destinarán a la restauración del inmueble, dos a la recuperación de las más de 850 obras de arte que albergaba en su interior y los cuatro restantes corresponden a la valoración del inmueble renacentista.

El palacio, que estuvo habitado por la familia del pintor italiano hasta la década de los sesenta, cuenta con un espacio construido de 2.000 metros cuadrados, así como con dos patios.

En su interior existían cerca de trescientos cuadros de Caprotti, una treintena de esculturas, cerca de 150 muebles, medio centenar de cerámicas, más de setenta libros y tres instrumentos musicales, entre otras piezas entre las que destacan varios tapices renacentistas.

Caprotti, que está enterrado en el cementerio de la capital, se instaló en Ávila en noviembre de 1916, al verse seducido por la ciudad tras quedarse bloqueado por la nieve cuando viajaba en tren.