Miércoles, 9 de Abril de 2008

Montilla insiste en trasvasar del Segre sin no hay otra alternativa y ve una broma lo del Ródano

EFE ·09/04/2008 - 16:13h

EFE - El presidente catalán, José Montilla (3d), vista la Mezquita Hassan II.

El presidente catalán, José Montilla, no aceptará que el Gobierno "cierre la puerta" al trasvase temporal del Segre si no ofrece otras alternativas que sean "reales" y factibles para evitar la sequía en octubre, y ha calificado de "broma de mal gusto" la propuesta de CiU de trasvase del Ródano.

Montilla, que aspira a un acuerdo "en los próximos días", ha hechos estas afirmaciones en Casablanca, en su segunda jornada de visita en Marruecos.

El jefe del ejecutivo catalán hizo estas declaraciones después de que ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se comprometiese ante CiU a evaluar el trasvase del Ródano como medida "a largo plazo" por cuanto la responsabilidad de un presidente consiste en estudiar "todas las soluciones" que pudieran plantearse para resolver la "gravísima" sequía que padece Cataluña.

"Me parece muy bien que se estudie lo que sea, pero también el presidente del Gobierno de España dijo que ahora lo que hace falta es abordar un tema puntual y no soluciones a 15 años, porque hemos de asegurar el agua sin restricciones para otoño", ha asegurado Montilla.

El presidente catalán ha informado también de que tanto su gobierno como el central están buscando bombas y cañerías por "todos lados" para poder utilizar en la solución que se acuerde previsiblemente antes de final de este mes.

Montilla ha hecho referencia concretamente a la solución del Gobierno, avanzada por "El País", en la que éste apuesta por trasvasar agua del Ebro a Barcelona a través de una tubería de unos 70 kilómetros de longitud que uniría Tarragona y la planta de Abrera (Barcelona) por la mediana de la autopista AP-7.

El presidente catalán cree que esta obra no llegaría a tiempo y ha afirmado: "Las soluciones deben de ser para el mes de octubre y si no son para el mes de octubre, no sirven".

"Es una de las opciones que se está estudiando y a lo largo de los próximos días encontraremos una solución adecuada", ha añadido Montilla, que ha explicado que su gobierno está abierto a otras propuestas aunque "estas nuevas alternativas, que el gobierno también ha estudiado, tienen un problema: el plazo de la obra".

La solución del Ejecutivo central estaría lista en dos meses, según el Gobierno, y permitiría llevar los 40 hectómetros cúbicos del minitrasvase del Ebro que Tarragona no consume hasta el área de Barcelona, evitando así las restricciones que, si no llueve, se producirán el próximo otoño.

Por contra, el informe que la Generalitat entregó el pasado lunes al líder de la oposición, Artur Mas, contempla nueve soluciones para hacer frente a la sequía, cuatro de las cuales suponen conectar la red del Consorcio Aguas de Tarragona (CAT) con la del Ter-Llobregat, como son las conexiones Cunit-Cubelles, El Vendrell-Olèrdola, Tarragona-Olèrdola y Cunit-Vilanova i la Geltrú.

Según la Generalitat, ninguna de estas propuestas se podría ejecutar en un período inferior a cuatro meses y aportarían, en el mejor de los casos, cinco hectómetros cúbicos mensuales.

En concreto, la conexión Cunit-Cubelles estaría lista en cuatro meses, requeriría una tubería de doce kilómetros y aportaría 0,5 hectómetros cúbicos mensuales.

La conexión El Vendrell-Olèrdola no estaría lista antes de ocho meses y necesitaría una cañería de unos 25 kilómetros para llevar 0,6 hectómetros cúbicos mensuales hasta Barcelona.

Por su parte, la alternativa Tarragona-Olèrdola aportaría 3 hectómetros cúbicos al mes, pero requeriría de una tubería de 62 kilómetros y tendría un plazo de ejecución de 21 meses, casi el doble que la conexión Cunit-Vilanova i la Geltrú, que permitiría llevar cinco hectómetros cúbicos hasta Barcelona a través de una cañería de 60 kilómetros.

Respecto al rechazo de la opción del Segre formulado por el Ministerio de Medio Ambiente, Montilla ha dicho desconocer de forma oficial el estudio, que habla de una falta de caudal del Segre, y ha recordado que en estas cuestiones "todos los informe son discutibles".