Miércoles, 9 de Abril de 2008

El Rey Gyanendra se dice dispuesto a aceptar el "veredicto soberano del pueblo"

EFE ·09/04/2008 - 11:35h

EFE - Varias personas caminan por la plaza de Darbur en Katmandú, Nepal. Alrededor de 128 organismos nacionales y 28 internacionales, entre los que se encuentran delegaciones del Parlamento alemán, la Unión Europea y la ONU, vigilarán las elecciones previstas para mañana. 10 de abril; un proceso por el que el país que ha sido durante doscientos cincuenta años una monarquía se transformará en una república.

El rey Gyanendra de Nepal aseguró hoy que su propósito es actuar en consonancia con el "veredicto del pueblo soberano" y pidió a los ciudadanos que participen en las elecciones de mañana en un marco "libre y justo".

"Siempre ha sido nuestro deseo asegurar que bajo ninguna circunstancia quedan comprometidas la integridad, la independencia y la existencia de la nación, y construir una nación próspera con una política democrática en consonancia con el veredicto del pueblo soberano", aseguró Gyanendra en un comunicado.

Unos 17,6 millones de nepalíes están llamados mañana a las urnas para elegir a sus representantes en una Asamblea Constituyente cuya primera tarea será abolir la Monarquía, con 240 años de antigüedad en el país.

"Pedimos a todos los ciudadanos adultos que ejerzan su derecho democrático en un ambiente libre y justo", afirmó el monarca.

Los partidarios de Gyanendra, a priori en franca minoría, han pedido un referéndum aparte para decidir el destino de la Corona, aunque la mayoría de los candidatos se inclinan abiertamente por la República.

El rey tuvo que renunciar al ejercicio directo del poder tras un levantamiento popular en abril de 2006, durante el que murieron unas 20 personas.

En la caída de Gyanendra ha tenido un papel destacado la antigua guerrilla maoísta, que se avino a firmar un acuerdo de paz en noviembre de 2006 para abandonar las armas y entrar en las instituciones.