Domingo, 14 de Octubre de 2007

Desembarcan en Trípoli los 50 inmigrantes rescatados por el pesquero español

Tras las intensas gestiones de los Ministerios español y portugués de Asuntos Exteriores

PÚBLICO / EFE ·14/10/2007 - 19:29h

Un grupo de cerca de 100 inmigrantes llegó ayer en un cayuco a Tenerife. EFE

Después de 48 horas esperando recibir el permiso de las autoridades libias, el pesquero español Corisco, que recogió en alta mar a más de 50 inmigrantes, ha podido atracar en el puerto de Trípoli. 

Según el Ministerio de Exteriores, los inmigrantes han desembarcado "sin incidentes" y ahora serán las autoridades libias las que se hagan cargo de los inmigrantes, entre ellos cinco mujeres y tres niños.

El Gobierno libio autorizó el desembarco en la conversación que mantuvo anoche el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, con el jefe de gabinete del presidente libio, Muanmar Al Gadafi.

En esa conversación se llegó a un compromiso por el cual Libia reconoce que el bote que fue rescatado por el Corisco salió de sus aguas y, por lo tanto, aceptaba el regreso de los inmigrantes.

Falta de alimentos 

El Corisco, pesquero de bandera portuguesa y con base en Santa Pola (Alicante), rescató el sábado por la mañana en aguas de Libia a 50 inmigrantes, entre ellos cinco mujeres y tres niños, que iban a bordo de una lancha que se encontraba medio desinflada.

La situación a bordo del barco se complicó por la falta de alimentos, lo que afectó especialmente a los tres niños.