Domingo, 14 de Octubre de 2007

Nadal asegura que su única ilusión es llegar al miércoles con garantías

EFE ·14/10/2007 - 20:37h

EFE - El tenista Rafael Nadal, durante la rueda de prensa que ofreció hoy en el Madrid Arena de la Casa de Campo. EFE

El español Rafael Nadal señaló hoy que aunque "el dolor se ha ido ya", al referirse a la tendinitis aguda que afecta a sus rodillas, su única ilusión es intentar llegar al miércoles, fecha señalada para su debut en el Masters Series de Madrid, con plenas garantías.

Nadal, campeón de este torneo en 2005, afronta esta nueva participación con dudas, casi como en los dos últimos años cuando saldó su actuación como campeón y cuartofinalista. Esta vez son sus rodillas el principal problema, algo que lleva arrastrando desde que disputó la final de Wimbledon contra el suizo Roger Federer y que le mantiene apartado de la competición desde que cedió contra el español David Ferrer en los octavos de final del Abierto de Estados Unidos, el cinco de septiembre.

Desde entonces el jugador de Manacor no ha disputado partido alguno. Su rendimiento esta semana en Madrid es una incógnita por tanto. Su estado físico también, aunque él mismo reconoció hoy que cuenta con factores a favor. "Todo se verá cuando salga a la pista porque no es lo mismo entrenarse que jugar, es mucho más duro. Me encuentro mucho mejor y el dolor se ha ido ya", dijo.

Nadal relató que después del Abierto de Estados Unidos sus dos rodillas "estaban muy inflamadas" y que tuvo que descansar una semana y algo más para aliviarlas. "Fui al médico y estuve con mis amigos", comentó. Luego volvieron los entrenamientos suaves, para dar paso a ejercicios de fortalecimiento de los cuádriceps y recuperación de las rodillas, y poco a poco ha comenzado a forzar la máquina.

El objetivo es rendir al máximo en el torneo que se le presenta, una competición que sabe que es incluso casi más difícil que un Grand Slam. "Toque quien te toque es muy difícil porque aquí están los cuarenta mejores del mundo. Cada partido es especialmente difícil. No es un Grand Slam donde entran 128 y puedes tener algo de suerte, aquí están todos los mejores".

"Es difícil evaluar sin competir tenísticamente", dijo Nadal a una pregunta de EFE sobre su nivel físico y de tenis. "Tengo tres días más para intentar coger el ritmo pero me esta costando adquirir ritmo de competición aunque cada día voy un poco a mas, un pelín mejor, y esto siempre ayuda a mantener la fe".

"De físico, por suerte, estoy bastante bien pero hay que esperar cuando de verdad tenga que darlo todo. Pero parece que todo va a estar bien. No espero nada, solo entrenarme hoy bien, mañana mejor y el martes tengo el doble para prepararme bien para el individual", añadió.

Para Nadal la clave será el miércoles cuando dispute su primer partido oficial. "Hay que salir a la pista y darlo todo, y si se puede ganar, mejor, pero ya veremos si nos volvemos para Mallorca o nos quedamos por aquí", dijo.

El número dos del mundo comenzará el torneo luchando con el ganador del encuentro entre un jugador procedente de la fase previa y el chipriota Marcos Baghdatis, 21 del mundo, finalista del Abierto de Australia en 2006, a quien ha derrotado las tres veces en las que se han visto las caras. Este año en Dubai, y el año pasado en las semifinales de Wimbledon y los cuartos de Indian Wells.

"Baghdatis, a priori, es de los difíciles que te pueden tocar", se limitó a decir Nadal.

En el cuadro de Madrid, Nadal puede cruzarse también contra el escocés Andy Murray, con quien disputó uno de los mejores partidos este año en octavos de final del Abierto de Australia, el argentino Juan Ignacio Chela, el checo Tomas Berdych o Robredo, en cuartos, o más arriba contra el serbio Novak Djokovic o el estadounidense James Blake, ya en semifinales.

El nombre de Berdych es recordado en Madrid por el enfrentamiento dialéctico que tuvieron el pasado año cuando el checo eliminó al español. "La polémica está más que cerrada", dijo Nadal, "la prueba es que hace casi dos semanas estuvimos a punto de jugar el doble juntos en Bangkok, si no me hubiera lesionado. No miro tan lejos no he mirado mas allá de la primera ronda. Berdych es un gran jugador y muy peligroso", apuntó.

Nadal también se refirió a la selección española de fútbol que anoche derrotó a Dinamarca por 3-1 en Aarhus. "Me perdí el primer gol en directo porque estaba entrenándome, pero creo que jugaron un partido muy completo y muy serio. En la segunda parte nos apretaron, porque Dinamarca también se jugaba la clasificación, pero España controló en todo momento. Se vio un muy buen nivel", explicó.

Clasificado ya para la Copa Masters de Shanghai junto con Federer y Djokovic, Nadal deseó que los otros tres españoles que tienen opciones también compitan este año en la reunión de maestros. "Ojalá estuviéramos todos ahí", dijo. "David (Ferrer) tiene prácticamente el billete, y Tommy (Robredo) está ahí, con opciones, aunque está complicado pero viene de ganar un torneo y seguro que es el que llega con mas confianza".