Martes, 8 de Abril de 2008

"Tengo una mina desde los 16 años"

Jaume Sisa, artista galáctico. Lanza ‘Ni cap ni peus', un inclasificable y genial repertorio.

TONI POLO ·08/04/2008 - 22:15h

PÚBLICO - Jaume Sisa con uno de sus surrealistas atuendos...

Dylan y Carosone, Zappa y Battiato, Vainica Doble y los primeros discos de Pau Riba. Es buena síntesis de las influencias extremas que ha recibido Jaume Sisa (Barcelona, 1948). Acaba de sacar su disco Ni cap ni peus -Ni pies ni cabeza- (K Industria), producido y medio parido también por Joan Miquel Oliver, letrista del grupo mallorquín Antònia Font. Se trata de 11 canciones desde el bolero al rock, pasando por temas religiosos y hasta la canción de cuna. Todo un repertorio variopinto que proviene de una afición suya muy metafórica e interesante por la geología... 40 años después, la visión galáctica de Sisa sobre la vida tiene escuela.

¿Se siente maestro de alguien?

Para nada. Yo estoy aprendiendo y seguiré haciéndolo hasta que muera. Creo que nunca me sentiré capacitado para ser un maestro. Y si llega a pasar, me gustaría dar conferencias y ponerme muy pesado, muy pesado. Pero eso será cuando sea mayor de verdad. Ahora soy mayor de mentira.

Conferencias... ¿sobre qué?

Sobre la visión galáctica y sobre geología, claro. Soy propietario de una mina que abrí a los 16 años. Es un terreno geológicamente muy rico y variado. He ido dando con vetas de diversos minerales, y también peces fósiles, de otras épocas..

¿Qué busca en esa mina?

Sobre todo, oro. Pero lo que más he encontrado ha sido carbón y hierro, los únicos minerales que rechazo y los más abundantes. Y he encontrado cadmio y tungsteno, que no sé para qué sirven.

¿Qué hace con lo que saca?

Lo transformo en música y en canciones. Y así salen...

Su nuevo disco en un caos...

He sacado muestras de la mina y Oliver me ha hecho un traje a medida con el material.

Para él habrá sido coser y cantar, ¿no?

No tanto, no tanto. Fue coser, cantar y muchas horas robadas al sueño. Le llevé las maquetas y él puso la producción y la dirección artística. Somos amigos, pero acudí a él como profesional. Por sus conceptos poéticos y sus formas musicales él también es un artista galáctico.

¿Actuarán juntos?

Es posible que en un año hagamos una gira interpretando canciones y poesías. Nos gusta mucho hablar de ello, así que que lo haremos.

¿Se atreve a definir su disco?

Es una carta de coctelería. Oliver me dijo que no tenía ni pies ni cabeza y de ahí salió el título. Pero creo que la falta de sentido llevada al extremo acaba por dar sentido a las cosas.

¿Puede explicar los siete puntos de su pensamiento?

Mirada esférica, que nos permite percibir todo lo posible desde la razón, la intuición y el sentimiento, que son las tres vías por las que nos entra la realidad. Ironía, que de toda la familia de expresiones del humor es la más elevada, refinada e inteligente. Sentimiento local, es decir: partir de los orígenes para llegar a la visión galáctica, no al revés. Naíf, que nos hace mirar la realidad sin prejuicios, estar abiertos a todo, no tener apriorismos. Discurso propio, o sea, algo que decir. Conciencia para saber dónde estamos en cada momento. Y metafísica, el más allá. Todo esto trasladado a la vida cotidiana nos da la visión galáctica.

¿Piensa escribir un libro?

¡Podría ser el guión para las conferencias en las que pregonaré la buena nueva de la visión galáctica!

¿Cómo se le ocurrió hacer el vídeo de ‘Aquest any follarem com folls' (‘Este año follaremos como locos')?

El actor Ramon Fontseré me comentó un día, en broma, que los tíos éramos pollas con patas. La imagen se me quedó grabada. Hasta que se me ocurrió la idea: una polla con patas entonando este canto de esperanza. Y, ya puestos, como somos catalanes, le pusimos barretina y Montserrat de fondo y, como no somos racistas, la hicimos negra.

¿El fondo de Montserrat tiene doble intención? Parece que sean...

Bueno... Montserrat es Montserrat.