Martes, 8 de Abril de 2008

Anticorrupción se querella contra el ex presidente de El Monte por un fraude de 18 millones

Acusa a José María Bueno Lidón, y al ex director general de la entidad, José Selfa, de un delito de administración fraudulenta, penado con hasta cuatro años de cárcel.

RAÚL BOCANEGRA ·08/04/2008 - 18:30h

La Fiscalía Anticorrupción se ha querellado contra el ex presidente de la caja de ahorros El Monte, José María Bueno Lidón, y el ex director general, José Selfa. Cree que pudieron cometer un delito de administración fraudulenta, penado con hasta cuatro años de cárcel.

Según la querella, Bueno Lidón y Selfa causaron un grave perjuicio económico a la entidad (ahora fusionada con la caja San Fernando en Cajasol) al vender a la familia Sanahuja por 32 millones de euros lo que valía más de 50: el 30% de HC, propietaria del 5% de la inmobiliaria Metrovacesa. Anticorrupción valora el perjuicio en 17,9 millones de euros.

La operación, según la querella, parte del aviso que el Banco de España dio a Bueno Lidón en 2004 por la excesiva concentración de riesgos en el ladrillo. La familia Sanahuja mantenía una posición de control en Metrovacesa y quería ampliarla. Contactaron entonces con El Monte, interesado en vender.

Tras diversas operaciones para facilitar la operación, el 5 de octubre de 2005 se firma un contrato de opción de compra. En él participó José Selfa, que "carecía de facultades para vender valores mobiliarios, salvo autorización expresa del consejo de administración", que no se la había dado, siempre según la querella. Únicamente, se condiciona la eficacia del pacto a la ratificación del consejo de El Monte.

Por debajo del valor

El precio se fija entonces en 32 millones de euros y se acuerda que sea inalterable "cualquiera que sea la evolución de la cotización en bolsa de las acciones de Metrovacesa". En ese momento, cada acción valía 57,6 euros, precio muy superior al de 41,2 en que se valoró. El propio Banco de España calculó que a la caja sevillana le hubieran correspondido 51,3 millones e insta a que se lleven a cabo auditorías externas. Las cuatro practicadas detectaron que el acuerdo era claramente perjudicial para los intereses de la caja.

Hasta ese momento, las valoraciones habían sido "exclusivamente internas" y estaban mediatizadas "por el interés" de Bueno Lidón y Selfa, "con evidente capacidad de presión", según la Fiscalía. "La valoración del paquete accionarial nunca fue sometida a tasación previa", remacha la querella.

Mero formalismo

Anticorrupción también describe la manera en la que Solfa y Bueno Lidón maniobraron para que se aprobase el contrato. Lo presentaron  a la caja el 17 de octubre de 2005, doce días después de firmarlo. Anticorrupción concluye: "No era más que un mero formalismo. Lo que era un contrato plenamente vinculante [...] se presenta por Selfa como mera propuesta".

Cuatro días después, según la querella, Selfa "presiona para salvar reticencias de otros miembros del comité" y les transmite que lo que se presentó como propuesta, era oferta cerrada y rubricada. 

Bueno Lidón aún es consejero independiente de Metrovacesa. Tiene una participación testimonial en la empresa. El Monte conservó el 3% de Metrovacesa que vendió en Bolsa en 2006 por 139,2 millones de euros, con una plusvalía de 86,2 millones.

Por esta operación, Antonio Pulido, actual presidente de Cajasol, presentó una demanda civil contra la sociedad Old New Investment (de la familia Sanahuja), Selfa y Bueno Lidón. Cajasol solicita 17,9 millones de euros.