Martes, 8 de Abril de 2008

Joventut, Pamesa y Akasvayu buscan el relevo del Madrid y plaza en Euroliga

EFE ·08/04/2008 - 15:19h

EFE - El escolta estadounidense del Pamesa, Ruben Douglas (d), encesta ante el pivot británico del Cajasol, Andrew Betts (i), durante un partido celebrado en el pabellón San Pablo de Sevilla.

Tres equipos españoles, DKV Joventut, Pamesa Valencia y Akasvayu Girona, buscarán a partir del próximo jueves recoger el testigo del Real Madrid, vigente campeón de la Copa ULEB, y ganarse una plaza para la próxima edición de la Euroliga, en la final a ocho de Turín que este año presenta como novedad la segunda competición europea de baloncesto.

Tras un largo camino, iniciado en noviembre por 54 equipos de 25 países, los tres equipos españoles llegan a Turín con la intención de dar el relevo al Real Madrid, aunque en la primera jornada de competición Pamesa o Joventut caerán eliminados, ya que ambos se enfrentan entre sí a partir de las 21,00 horas del próximo jueves.

El Joventut, campeón de la Copa del Rey, acude a la final a ocho como uno de los grandes favoritos del torneo. Le avala su capacidad para desenvolverse en torneos cortos, su juego en la ACB y sus cifras en la ULEB. Disputados 14 partidos en la competición europea, el equipo de Aíto presenta la mejor valoración, con 111 de media. También es el conjunto más reboteador (36 por encuentro) y con más asistencias (18).

El Pamesa, sin embargo, ya ha demostrado que puede derrotar a la 'Penya'. Lo hizo en su último enfrentamiento en ACB, en Badalona (85-92), aunque el precedente más cercano hay que buscarlo en la Copa del Rey de Vitoria, cuando el DKV ganó los cuartos de final por 84-59.

Por la misma parte del cuadro comparecen dos equipos turcos, Galatasaray y Besiktas, encargados de abrir el torneo a las 18.30 horas en un partido de enorme color en las gradas. El vencedor de la eliminatoria entre los turcos se enfrentará en semifinales al ganador del duelo entre españoles.

El Akasvayu, por su parte, entrará en escena 24 horas después ante el Unics Kazan ruso, al que deberá superar para cruzarse presumiblemente en semifinales con el Dynamo de Moscú de un viejo conocido, Svetislav Pesic, artífice del único título europeo del conjunto gerundense, la Copa FIBA del año pasado.

El Unics Kazan, campeón de la Copa FIBA en 2004 y resucitado esta temporada tras la llegada al banquillo de Aco Petrovic, cuenta con el alero francés Tariq Kirksay, segundo mejor jugador de la competición en cuanto a valoración media, con 21,07 por partido.

Si gana al Unics Kazan, el Akasvayu se las verá en semifinales con el ganador de la eliminatoria Dynamo Moscú-PGE Turow polaco, una de las grandes incógnitas de la competición y que llegará a Turín como teórica víctima del equipo ruso, otro de los grandes favoritos.

En su intento de impulsar la ULEB como segunda competición europea, la Euroliga ha reformado el sistema de competición y ampliado los incentivos. La final no se jugará a partido único, sino con ocho equipos en una sola sede, al estilo de la Copa del Rey, y el segundo y tercer clasificados tendrán derecho a disputar la próxima edición del torneo (siempre y cuando sus países no tengan ya cinco equipos inscritos en la ULEB). El ganador jugará la próxima Euroliga.