Domingo, 14 de Octubre de 2007

Luto en Colombia: 22 muertos al desplomarse un yacimiento artesanal de oro sin licencia

Las víctimas eran conscientes de que el alcalde de Suárez había ordenado el cierre de la mina

PUBLICO ·14/10/2007 - 13:49h

AFP - Las brigadas de rescate han encontrado serias dificultades para socorrer a los mineros sepultados en un yacimiento artesanal de oro en Suárez (Colombia)

El gobierno colombiano tuvo que suspender ayer momentáneamente el rescate de las víctimas por derrumbe en un yacimiento de oro artesanal en el que de momento murieron al menos 22 mineros y 28 más resultaron heridos en la localidad de Suárez a 350 kilómetros al sur de Bogotá.

 

En el momento del suceso, las once de la mañana del sábado, alrededor de unas 50 personas  -no existe un registro preciso- se encontraban explotando una veta de oro en una mina artesanal abierta a orillas del río Cauca cerca del cuarto de máquinas de la central hidroeléctrica de Salvajina.  

 

Según el Secretario de Gobierno del Cauca, Carlos Horacio Gómez, los lugareños estaban explotando el yacimiento de oro “sin permiso y sin ningún tipo de consideración técnica”. 

 

La mina operaba bajo una concesión del ministerio de Energía y Minas a favor de la empresa Agromineros, pero el alcalde de Suárez había ordenado el cierre de la mina por falta de seguridad.

 

La gente se metió advertida del peligro que suponía explotar a cielo abierto aquel socavón de unos ocho metros de profundidad y unos 50 metros de diámetro.


Las tropas del ejército que prestan seguridad a las infraestructuras eléctricas de Salvajina fueron los primeros en auxiliar a las víctimas, y a ellos se sumaron otras brigadas de socorro de poblaciones cercanas a Suárez.

 

A las seis de la tarde se paralizaron las labores de salvamento por el peligro y la dificultad que supone al propio equipo. Cubiertos de lodazal hasta la cintura, a pesar de la ayuda de dos máquinas retroexcavadoras, podrían acabar también sepultados.

 

El ministro de Protección Social, Diego Palacio Betancourt, quien se presentó ayer en el lugar de los hechos, dijo que intentarían reanudar el rescate lo antes posible y lamentó la tragedia que enluta a los humildes hogares de los ‘barequeros’ (mineros).

 

Éstos entraban tres días a la semana al yacimiento artesanal de oro con la esperanza de hacer fortuna, pero las incesantes lluvias de los últimos días ablandaron una de las paredes del cañón por las que pasa el caudal del río Cauca.

 

Las crónicas en los rotativos colombianos denuncian que las comunidades de pescadores, agricultores y mineros a lo largo de la cuenca del río Cauca sufren accidentes desde que fue construida la presa de Salvajina para regular el caudal del río y generar energía hidroeléctrica.