Lunes, 7 de Abril de 2008

Montilla garantiza a Mas una postura única del tripartito

El president recuerda que aún espera que Madrid proponga alternativas al Segre

FERRAN CASAS ·07/04/2008 - 23:17h

José Montilla y Artur Mas no cerraron ayer ningún acuerdo pese a la "emergencia nacional" por la sequía en Catalunya. Ni Montilla acepta como solución a largo plazo el trasvase del Ródano ni Mas ve bien como salida a corto el del Segre. Quedaron en seguir hablando. El president esperará a tener una propuesta alternativa a la del Segre del Gobierno central (que tarda más de lo debido) y el líder de CiU quiere que el tripartito acuerde su política hidráulica para seguir avanzando al consenso, cada vez con el reloj más en contra. Montilla garantizó a Mas que será capaz que el tripartito tenga una postura única.

De momento no es así, puesto que el no de Zapatero al trasvase puntual del Segre ha espoleado a Esquerra a radicalizar su oposición. Los republicanos no se sienten concernidos porque el conseller Baltasar, de ICV, no contó con ellos en su día. Ayer, antes de verse con Mas, Montilla comió con Carod y Puigcercós (además de Saura y Baltasar).

Los republicanos -con su congreso de telón de fondo- no levantarán la voz en el Govern y dejarán hacer al president y al conseller pero, como partido, se opondrán al trasvase. Ayer mismo, 14 de sus alcaldes en Terres de l'Ebre pidieron la dimisión del tocado Baltasar, cosa que no osó hacer Mas pese a la presión de dirigentes de CiU.

 En todo caso, Mas se congratuló de que el tripartito acepte ahora estudiar posibilidades como la conexión de las cuencas del Ebro y la del Ter-Llobregat, que abastece Barcelona. Sobre esta hipótesis (que Montilla recordó que sólo puede ser complementaria, puesto que la aportación de caudal será insuficiente) Mas recordó que en su día era un "anatema" conel que las formaciones del tripartito hicieron "mucha demagogia" a costa de CiU y el PP.

El líder convergente insistió en el Ródano como solución definitiva y puso el acento en no fiar las soluciones de largo plazo a las desalinizadoras.Montilla explicó después de hora y media de reunión que en los últimos días ha hablado con Zapatero y le reiteró "lo que esperamos de él" cuando ya no esté en funciones. Pese a todo, indicó que "no es hora de polemizar" recordando que cuando lleguen propuestas de Madrid se estudiarán porqué, por ahora, "sólo existen las nuestras".

De esta forma ninguneaba la idea lanzada por el entorno de la vicepresidenta De la Vega el viernes de comprar los excedentes a los regantes del Ebro como alternativa al Segre.