Lunes, 7 de Abril de 2008

Iván Zulueta confiesa que evita ver "Arrebato" porque le "duele demasiado"

EFE ·07/04/2008 - 21:21h

EFE - El cineasta Iván Zulueta en una foto tomada durante la inauguración en Madrid hace tres años de una exposición sobre su trabajo fotográfico con Polaroid.

El director donostiarra Iván Zulueta, que hoy recibe el premio "Película de Oro" del undécimo Festival de Cine Español de Málaga por "Arrebato" (1980), ha asegurado que habrá visto este largometraje sólo unas seis veces, porque le "duele demasiado".

"Hay días que me entra bien, pero en general no me arriesgo a verla", ha dicho en rueda de prensa Zulueta, que tiene un "recuerdo maravilloso" del rodaje, en el que ocurrieron "mil cosas especiales".

Sin embargo, le gustaría haber "trabajado mucho más el guión", pero no pudo "planificar", algo que lamentará durante "toda la vida".

El hecho de que no haya vuelto a rodar se debe a que estuvo "una temporada muy larga metido en las drogas, que era un tema que me interesaba mucho y del que no pensaba prescindir, porque según yo lo llevaba muy bien y lo tenía muy controlado".

Ha recordado cómo el rodaje se prolongó más de lo previsto y el montaje "fue eterno", porque "había que acabar la película como fuera", y él tenía la "idea de ir a Ibiza para descolgarme, ¡imagínate!, y volví peor".

El éxito de "Arrebato" se debe, a su juicio, a que es una "película honrada, y el público eso lo agradece", según el director, que cree que "la ha visto más gente de lo que se dice".

Ha asegurado que sigue queriendo hacer cine y ha admitido la paradoja de que, después de haber trabajado "con los medios más cutres", no sea capaz de rodar "con las facilidades que hay ahora, pero no tiro la toalla".

Zulueta ha estado acompañado por tres miembros del reparto de la película, Eusebio Poncela, Helena Fernán-Gómez y Marta Fernández Muro, además del productor, Augusto Martínez Torres.

Fernán-Gómez ha reconocido que, cuando se estrenó el largometraje, ella se negaba a verlo porque estaba "cabreada" por algo por lo que ahora se puede sentir única, al haber sido doblada su voz por un entonces desconocido Pedro Almodóvar, algo que Zulueta justifica porque necesitaba una voz "seudo-femenina".

"Hacer de travesti me pareció maravilloso, porque era entonces la reina de los gais de la noche madrileña y después me convertí en la emperatriz", ha dicho Fernán-Gómez, que se ha mostrado orgullosa de que ninguna otra actriz "pueda decir que ha sido doblada por Almodóvar".

Pese a ese enfado, ahora se siente "agradecida" tanto a Zulueta como a la película, a la que considera como la imagen "de la modernidad, no de la movida".

Por su parte, Martínez Torres ha encuadrado a "Arrebato" dentro de "uno de los periodos más importantes del cine español", desde "la desaparición de la censura en diciembre de 1977 hasta la llegada de Pilar Miró al Ministerio, cuando los costes de las películas subieron una barbaridad".