Lunes, 7 de Abril de 2008

Rastrean la pista de un meteorito de gran tamaño en Argentina

Un grupo de astrónomos busca el lugar del impacto para ver si se trata de un cuerpo celeste o basura espacial

FEDERICO PEÑA ·07/04/2008 - 18:43h

Villa Domínguez es un pueblo pequeño y tranquilo. Fundado por colonos judíos a fines del siglo XIX, es una de las tantas localidades argentinas que vivió días mejores de la mano de la agricultura y que en la actualidad lucha por sobrevivir. Ubicada en el centro de la provincia de Entre Ríos, en las coordenadas 31°58′60″S, 58°58′00″O, la vida de sus 2.748 habitantes se vio sacudida el domingo con noticias de otro mundo.

Cientos de vecinos aún se pellizcan los brazos para saber si el rayo de luz/ "esa bola de fuego" que vieron en el cielo durante cuatro segundos y el estruendo/ "fuertes vibraciones" al golpear con la tierra era un meteorito o simplemente chatarra espacial.

Las primeras informaciones sobre la caída del supuesto meteorito en el noroeste argentino suenan a reporte de la serie Expedientes X. "Siendo las 22:03 hs (03.03 horas España/ 01.03 GMT de este lunes) fue avistado sobre el cielo de Paraná y otras localidades un objeto sumamente luminoso dirigiéndose hacia el este y con una trayectoria bastante oblicua a una velocidad calculada ente 80.000 y 200.000 kilómetros por hora", informó la Asociación Entrerriana de Astronomía (AEA), formada por astrónomos aficionados. 

Según los primeros reportes, "el resplandor fue muy intenso, tanto que fue avistado desde el mismo centro de la ciudad de Paraná. Se estima que el objeto en cuestión habría caído en una zona ubicada entre las ciudades de San Salvador y Villaguay, en el centro geográfico de la Provincia de Entre Ríos", a 20 kilómetros de Villa Domínguez, donde se sintió "un potente sonido que provocó fuertes vibraciones en varias viviendas de la zona".


¿Sin lugar de impacto? 

Cuatro horas después del hecho un equipo de investigación de la AEA, integrado por cuatro de sus miembros, salió en busca del posible lugar de impacto para desvelar si el objeto celeste luminoso es efectivamente un meteorito del tamaño de un coche o si es chatarra espacial. Cabe la posibilidad de que no exista un lugar de impacto, ya que según la AEA "permanentemente caen a la Tierra escombros procedentes del espacio exterior, los que en su mayor parte se ven transformados en cenizas por el rozamiento con la atmósfera".

Frente a los reportes cuidadosos de la AEA, el relato plagado de asombro de los lugareños agregó poesía al hecho. Describieron la escena como "una bola de fuego", "una estrella fugaz enorme pero más cerca", o "un bólido del tamaño de un coche". Cada uno tiene su relato y cada uno le imprime su impronta literaria.

Como Milton Bliumhagen, un estudiante de agronomía de 22 años que es miembro de la AEA: "vi pasar durante 3 ó 4 segundos un objeto en llamas que cambiaban de color hasta hacerse azules cuando se aproximaba a la superficie.

Mariano Peter, coordinador de la AEA, dijo a la agencia de noticias Télam que los indicios hablan de un bólido de tamaño inusual. "El resplandor fue muy intenso, tanto que fue avistado desde el mismo centro de la ciudad de Paraná", dijo este estudiante de abogacía de 29 años que se dedica a la astronomía desde los 15.

El experto recordó que a mediados de 2007 hubo un fenómeno similar, una mañana muy temprano, cuyo destello pudo verse en Entre Ríos, Buenos Aires, Santa Fe y Uruguay, pero el bólido que lo provocó se incineró en la atmósfera y no llegó a impactar en la superficie de la Tierra.