Lunes, 7 de Abril de 2008

Los jueces amparan la libertad de expresión del film antimusulmán de un diputado holandés

Un juzgado declara "no ilegales" las opiniones vertidas por Geert Wilders en su film 'Fitna'

PÚBLICO.ES / EFE ·07/04/2008 - 12:08h

 

Por polémicas que sean, las opiniones sobre el Islam que puedes ver en este vídeo o en su segunda parte, "no son ilegales". Lo ha dictaminado un juzgado de La Haya. Considera que su autor, el diputado holandés Geert Wilders, tiene derecho a expresar sus puntos de vista.

Como respuesta a un proceso de urgencia iniciado por la Federación Holandesa Islamista (NIF) contra Wilders, los jueces, que pronunciaron su fallo en el juzgado de máxima seguridad de Rotterdam, explicaron que "el derecho a la libertad de expresión de Wilders es en este caso determinante", según la sentencia emitida hoy.

Los demandantes querían que el juez declarase ilegales las opiniones de Wilders en las que compara el islam con el fascismo -lo que ocurre en el filme Fitna - y en las que llama "bárbaro" al profeta Mahoma -ésta última expresada en diferentes declaraciones públicas, pero no en el documental-.

"El arrepentimiento es un sentimiento al que no se puede obligar en una sentencia"

Asimismo, los jueces determinaron que el político no tiene por qué rectificar sus opiniones, porque "el arrepentimiento es un sentimiento al que no se puede obligar en una sentencia".

En un principio la NIF quería que un grupo de expertos vieran la producción de Wilders antes de ser difundida, pero un día antes de que la denuncia fuera tramitada, el político colgó su película en Internet, con lo que los denunciantes cambiaron los términos de la querella.

El montaje del director 

Wilders difundió ayer una versión modificada de su película en la que ha cambiado algunos pasajes, entre otros, la caricatura de Mahoma del dibujante danés Kurt Westergaard, para evitar otras demandas judiciales.

Westergaard había anunciado demandas contra Wilders por usar su dibujo sin permiso.

El político antimusulmán también retiró la fotografía del rapero Salah Edin, que en su documental aparecía como si fuese la del asesino del cineasta holandés Theo van Gogh, asesinado a manos del islamista radical Mohamed Bouyeri en 2004.

Noticias Relacionadas