Lunes, 7 de Abril de 2008

Hablar por el móvil en el avión, cada vez más cerca

PÚBLICO.ES/REUTERS ·07/04/2008 - 17:36h

 

En breve se podrán recibir y realizar llamadas desde los aviones comerciales europeos. Gracias al plan estratégico que la Comisión Europea ha presentado hoy, el 90% de los usuarios de telefonía móvil tendrán acceso a este servicio. Según la comisaria europea de Telecomunicaciones, viviane Reding, se trata de "una decisión regulatoria para todo el espacio aéreo europeo".

La idea de Reding es que el rpecio de estas llamadas se limite para que no se "asalte al viajero" en pleno vuelo. Por eso dejó claro que espera que "los operadores sean transparentes e innovadores en sus ofertas de precios. De todos modos, si los consumidores reciben facturas de teléfono escandalosas, el servicio no se lanzará".

Los teléfonos de los pasajeros estarán vinculados con una red a bordo que conecta a tierra vía satélite, por lo que el equipamiento de la nave no se verá afectado. Habrá que apagar los teléfonos para despegar y aterrizar, y el uso estará permitido sólo por encima 3.000 metros. A los pasajeros se les cobrará de la forma habitual.

Zonas de descanso

Reding agregó que las aerolíneas deberían garantizar que los pasajeros no sean molestados por quienes hablen por teléfono y que puedan tener lo que su portavoz llamó "zonas de descanso". "Es de sentido común que las aerolíneas lo ofrezcan. La Comisión no regulará ese tema, que es un hecho de la vida moderna", agregó el portavoz.

La reguladora británica de telecomunicaciones Ofcom está a punto de permitir que las aerolíneas ofrezcan servicios móviles a bordo, a tono con la iniciativa de la UE. Air France ya está haciendo pruebas con el uso de móviles en vuelo. Sus medidas unificarán y simplificarán los requisitos técnicos para utilizar teléfonos móviles y el modo en que los Estados miembros otorgarán licencias nacionales a las líneas aéreas.

Un avión registrado en Francia o en España podría ofrecer servicios de comunicaciones móviles a los pasajeros mientras volase sobre Alemania o Hungría sin necesidad de solicitar más licencias nacionales.

Tras la decisión de esta mañana los Estados de la UE tienen seis meses para tomar dos medidas: Hacer una serie de guías que determine una estrategia unificada de licencias; y tonar una decisión en la Comisión que establezca parámetros técnicos comunes del equipamiento necesario para el uso de móviles en vuelo en toda la UE.