Domingo, 14 de Octubre de 2007

López Garrido ve "mala fe" en quien diga que la Ley de Memoria Histórica enfrenta a los españoles

EFE ·14/10/2007 - 11:34h

EFE - En la imagen, el portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, durante una entrevista con Efe. EFE

El portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, cree que "tienen muy mala fe" quienes dicen que la Ley de Memoria Histórica "es una ley de una España contra la otra", y de hecho él está convencido de que los españoles se sentirán "satisfechos" cuando se aplique porque es una norma de "concordia".

En una entrevista con la Agencia EFE, López Garrido admite sin embargo que esta no ha sido una norma que los ciudadanos reclamaran "de forma compulsiva", por cuanto la Guerra Civil es un episodio histórico completamente superado por la sociedad española.

Sin embargo, para el dirigente socialista, "eso no significa que las personas de este país no sean sensibles a lo que sucedió y que haya personas que todavía necesiten una compensación".

También opina que existe sensibilidad hacia la retirada de los edificios públicos de los símbolos de la sublevación franquista, a la creación del Centro Documental de la Memoria en Salamanca, o a las ayudas a los familiares de las víctimas para que puedan exhumar a sus seres queridos, medidas todas contenidas en la nueva norma.

Por todo ello, López Garrido cree que la Ley de la Memoria Histórica "no tiene por qué molestar a nadie", sino todo lo contrario.

En este sentido, asevera que los españoles "se van a sentir satisfechos con esta ley, sin darle ninguna especial trascendencia más allá de lo que significa" su contenido, puesto que la sociedad española tiene "absolutamente superada", según sus palabras, tanto la "tragedia" de la Guerra Civil como la represión de la Dictadura.

También remarca el dirigente socialista que nunca antes en la Democracia se había abordado una normativa que dé tanta importancia y reconocimiento a las víctimas de ese período histórico, algo que, dice, "a todo país le viene bien, porque lo serena, lo pacifica".

"Es una ley de concordia, de encuentro, que está fundamentada en el espíritu de la Transición", asevera López Garrido, que además da especial relevancia al hecho de que se vaya a aprobar en la legislatura "que más ha protegido a las víctimas de la violencia".