Domingo, 6 de Abril de 2008

León dice que su último libro "es el más negro de todos, por eso me gusta tanto"

EFE ·06/04/2008 - 12:57h

EFE - La "signora" de la novela negra, Donna León, durante la entrevista con EFE.

La "signora" de la novela negra, Donna León, sigue siendo "mentalmente" estadounidense aunque lleva 27 años en Venecia, con la que "alucinó" en su primer viaje. Volvió, se quedó y luego a empezó a "matar" a gente con tanto éxito que ya lleva 17 "crímenes", uno por año. Y no parará, según ha confesado a Efe.

El último, que ha titulado "La chica de sus sueños" y que acaba de publicar en castellano Seix Barral, está, "por supuesto", protagonizado también por el "normalísimo" comisario Guido Brunetti, tan famoso como el taciturno Wallander de Henning Mankell o el racial Montalbano de Andrea Camilleri.

Es su libro "más negro", tan negro que no contiene ni una brizna de esperanza y es por eso por lo que le gusta "tanto", según revela en una entrevista con Efe días antes de viajar a España para presentar la novela e inaugurar en León, de donde era su abuelo, un congreso sobre "ficción criminal".

"La chica de sus sueños" gira en torno al descubrimiento del cadáver de una niña gitana de 10 años, a la que nadie ha reclamado, y que aparece flotando en el canal. Para investigar el suceso, el comisario se infiltra en la comunidad de gitanos que vive cerca del Dolo.

"Lo importante en esta historia no es lo que pasa, sino el por qué", advierte a sus lectores la autora.

Con su singular talento para "comprender por qué la gente hace cosas malas y luego explicarlo", la escritora ha vendido medio millón de ejemplares de sus novelas en España, su cuarto mercado de "fans", detrás de Alemania, Suiza y Austria.

¿Pero es que en su país de adopción no gusta?. No, es que se niega a que traduzcan sus novelas al italiano mientras viva argumentando que quiere ser anónima entre sus vecinos.

"No le tengo miedo a la reacción de los italianos. Muchos de los que han leído mis libros me han dicho que todo lo que digo sobre Italia es cierto. Es simplemente que no quiero ser una celebridad aquí mientras viva", afirma rotunda, y eso que "se hizo" escritora precisamente porque vivía en Venecia.

"Estaba hablando con unos amigos míos en el Teatro de La Fenice. Ellos empezaron a criticar a un director de orquesta -se especula con que era Von Karajan, aunque ella nunca lo ha confirmado- y pensé que ese era un buen sitio para que un director que no gustaba a nadie fuera asesinado".

"Si no hubiera tenido esa conversación jamás habría escrito, al menos ese libro ("Muerte en La Fenice"). Estoy absolutamente segura de eso", reconoce.

Aunque es inmisericorde con los defectos de la sociedad italiana, Leon también "tiene" para sus compatriotas: "son unos borregos paletos, que solo ven mierda en televisión, en el cine y los periódicos" pero a pesar de ello se sigue considerando estadounidense, en parte porque el inglés domina en su cabeza y en parte porque su "sistema ético" es, "si no americano, al menos sí anglosajón".

"Creo que los estadounidenses son como borregos porque son muy provincianos. Tienen una muy deficiente educación y conocen muy poca historia, pero es que encima se creen que son especiales. Es bastante más fácil manipular a gente ignorante que a gente formada: eso lo saben todos los gobiernos".

Ha cuestionado también públicamente, y mucho, el puente que Santiago Calatrava hace -desde 2002- en el Gran Canal veneciano, pero no porque sea "particularmente feo, que no lo es" sino porque se han cometido "muchos errores" y porque con ellos y su solución "los implicados van a ganar una fortuna".

"Siempre me ha intrigado la frecuencia con la que se producen en Italia errores en los grandes proyectos. Construya y ganará dinero. Descubra un error y ganará dinero buscando la manera de resolverlo y luego más por dar con ello, y luego más por solucionarlo. Eso no es de ser incompetente: eso es de ser genial".

Publica "solo" un libro "de Brunetti" al año porque primero escribe el borrador, luego lo deja "reposar", después lo relee y hace los cambios necesarios pero es que, además, está "muy involucrada" con la compañía de ópera que ha fundado en la Toscana, El Complejo Barroco.