Sábado, 5 de Abril de 2008

Más de 3.000 personas despiden al joven fallecido por la paliza que recibió hace un mes en Sonseca

EFE ·05/04/2008 - 14:13h

EFE - Fotografía del joven José Félix G.O.

Más de 3.000 personas han despedido esta tarde en Sonseca (Toledo) al joven de la localidad José Félix García-Ochoa, que falleció anoche en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo a consecuencia de la brutal paliza que recibió el pasado 1 de marzo por parte de otros tres jóvenes.

El templo parroquial, donde se celebró la misa funeral, se llenó y una buena parte de los amigos y vecinos que acudieron tuvieron que permanecer fuera de la iglesia mientras el cura párroco de Sonseca, José Talavera, oficiaba la misa.

El sacerdote puso sobre el féretro que contenía los restos mortales de José Félix García-Ochoa una flor y ha recordado que el joven hoy hubiera cumplido treinta años.

Al acabar la misa, los asistentes prorrumpieron en aplausos, al igual que cuando el ataúd, portado por amigos del fallecido, fue sacado del templo y durante el recorrido hasta el cementerio, a lo largo del cual columnas de gente aguardaban su paso.

En las primeras filas de la iglesia siguieron la misa los padres y las dos hermanas de José Félix García-Ochoa, que había estrenado hacía poco su propia casa "con toda la ilusión del mundo", según dijo a Efe el amigo y portavoz de la familia, Enrique Arenas.

Arenas destacó cómo todo el pueblo de Sonseca se ha volcado esta tarde para despedir a José Félix y estar con su familia.

Enrique Arenas, que durante el largo mes que José Félix ha estado ingresado del hospital ha actuado como portavoz de la familia, ha dado las gracias por el apoyo recibido y ha expresado una vez más el deseo de que se haga justicia.

También el alcalde de Sonseca, José Millán, ha destacado la forma en que se ha desarrollado la misa y despedida de José Félix, en medio de silencio y aplausos, "y sin una voz más alta que otra".

Millán, que ha agradecido a la familia y a los amigos del joven fallecido que hayan favorecido ese comportamiento, ha expresado a Efe su deseo de que la convivencia en Sonseca "siga siendo como siempre ha sido, pacífica".

José Félix García-Ochoa falleció a las 22:45 horas de ayer en el Hospital Virgen de la Salud, de Toledo.

Aunque había sido trasladado a una habitación del centro hospitalario el pasado jueves después de permanecer en la UCI desde su ingreso en el hospital, seguía inconsciente y su estado neurológico era preocupante.

Precisamente, la familia y los amigos de José Félix habían convocado para mañana, domingo, una concentración en la plaza de la Virgen de los Remedios de Sonseca para agradecer las muestras de apoyo recibidas, pero tras la muerte del joven se ha suspendido.

José Félix García-Ochoa fue agredido en la madrugada del pasado 1 de marzo por tres jóvenes de Sonseca que se encuentran en prisión preventiva en el centro penitenciario de Ocaña (Toledo).

En torno a las cinco de la mañana de ese día, a la salida de un bar de copas tres jóvenes lanzaron una botella al coche de José Félix y éste les reprendió.

Los agresores siguieron a José Félix, le esperaron en las inmediaciones de su domicilio, una vivienda apartada del casco urbano, y le propinaron numerosos golpes en la cabeza.