Sábado, 5 de Abril de 2008

La antorcha llega a Londres con la sombra de las protestas

La capital inglesa refuerza el dispositivo de seguridad por temor a enfrentamientos entre activistas y estudiantes a favor de los Juegos

AGENCIAS ·05/04/2008 - 19:30h

EFE - Varias personas luchan con la policía de Turquía durante el paso de la antorcha olímpica por Estambul el pasado 3 de abril.

La antorcha olímpica llega hoy a Londres para iniciar un recorrido por una veintena de países antes de recalar definitivamente el próximo 8 de agosto en Pekín, en un periplo que se prevé marcado por las movilizaciones a favor de la independencia del Tíbet y ensombrecido en su primera parada en la capital británica, próxima sede de los juegos, por el boicot de algunos de los portadores previstos como medida de protesta por la actitud de China con el pueblo tibetano.

La llama recorrerá mañana 50 kilómetros entre el estadio de Wembley y el O2 Arena entre importantes medidas de seguridad para evitar que las llamadas de atención sobre el conflicto impidan la normalidad de un relevo en el que participarán 80 personas en total, entre deportistas, responsables políticos, como el propio primer ministro, Gordon Brown, que la recibirá a la puerta de su residencia de Downing Street, y representantes de todos los espectros de la sociedad británica.

Imponente operativo de seguridad 

La antorcha llegará hoy al aeropuerto londinense de Heathrow procedente de San Petesburgo, a la espera de un acontecimiento que comenzará a las 10.30 horas y que se prevé que dure unas seis horas en las que el emblema olímpico será trasladado a pie, en autobús, bicicleta e, incluso, en barco por el río Támesis y en el que, para garantizar la seguridad, se ha preparado un despliegue que contará con más de 2.000 oficiales y que podría costar más de un millón de libras esterlinas (1,3 millones de euros).

Además, en los últimos días el operativo se ha reforzado por el temor a enfrentamientos entre los activistas y estudiantes chinos organizados para contrarrestar las protestas y, entre las medidas adicionales, la Policía británica contará con intérpretes a fin de confiscar cualquier material insultante que se exponga al paso de la antorcha.

Asimismo, Scotland Yard ya ha mantenido contactos con hasta seis colectivos, entre los que se incluye el movimiento Libertad para el Tíbet, la organización de apoyo al movimiento más importante que existe en Reino Unido, el grupo religioso Falun Gong y religiosos de Burma, que han prometido que el millar de personas que estiman tomen parte es sus reivindicaciones protagonizarán actos pacíficos.

Últimos episodios polémicos

En este sentido, el temor por un recrudecimiento de las protestas ha aumentado después de que asociaciones en el exilio denunciasen que las fuerzas de seguridad de China acabaron con la vida de ocho personas al abrir fuego el pasado jueves en la provincia de Sichuan, frente a las informaciones de la agencia de noticias estatal Xinhua, que hablan de un oficial del Gobierno chino herido de gravedad.

Por todo, las voces que han reclamado al primer ministro que se sume al presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y se plantee la posibilidad de boicotear los juegos han aumentado a medida que se acercaba la cita del domingo, si bien, desde el principio, Gordon Brown ha aclarado que Reino Unido apoyará los Juegos y mañana tomará parte a su paso por Downing Street en un recorrido en el que también estarán el tenista Tim Henman, el jugador de cricket, Kevin Pietersen o el remador y cinco veces campeón olímpico, sir Steve Redgrave.

Además, China ha negado que su embajadora en Gran Bretaña, Fu Ying, haya finalmente declinado concurrir ante la posibilidad de que los activistas focalicen sus protestas en su participación, pese a que había trascendido que, pese a su previsión inicial de figurar entre

Noticias Relacionadas