Sábado, 13 de Octubre de 2007

Un tribunal de EEUU acepta una demanda de víctimas del apartheid contra multinacionales

Un tribunal de Estados Unidos admite a trámite una demanda cntra 50 empresas. Han pedido 400.000 millones de indemnización. La apelación anula una sentencia de 2004 en la que se estimaba que los tribunales estadounidenses no tenían jurisdicción en el tema

ISABEL PIQUERr ·13/10/2007 - 20:08h

Un tribunal de apelaciones de Nueva York ha admitido a trámite una demanda presentada por un grupo de víctimas del "apartheid" contra más de cincuenta multinacionales estadounidenses, canadienses y europeas acusadas de colaborar con el régimen sudafricano. El caso lleva desde 2002 en el laberinto legal neoyorquino y podría seguir unos cuanto años más, pero la decisión hecha pública el pasado viernes abre una ventana de esperanza para quienes padecieron los momentos más duros de la segregación racial.

En la demanda, presentada por varias ONG's que aseguran representar a más de 30.000 víctimas, se nombra a multinacionales de la talla de Exxon Mobil, BP, Deutsche Bank, Citigroup, IBM, General Motors o Ford, acusadas de vender bienes y materiales a Sudáfrica y así ayudar a mantener el régimen del apartheid. Los demandantes han pedido indemnizaciones por valor de 400.000 millones de dólares. La apelación anula una sentencia de 2004 en la que se estimaba que los tribunales estadounidenses no tenían jurisdicción en el tema. El juez argumentó entonces que Washington había alentado a las grandes corporaciones a hacer negocios en Sudáfrica para promocionar los derechos humanos y reducir la pobreza.

La demanda se apoya en una oscura ley de 1789, el Alien Tort Claims Act (Atca), que originalmente se usaba para proteger a los barcos estadounidenses de los ataques de los piratas y que fue rescatada en los años 80 para defender algunos casos de supervivientes del Holocausto y familiares de muertos y torturados por regímenes dictatoriales."La decisión de la corte de apelaciones es una gran victoria", dijo Michael Hausfeld, uno de los abogados, "permite a las víctimas de terribles violaciones de los derechos humanos pedir cuentas a los que ayudaron a cometer esos abusos".