Sábado, 13 de Octubre de 2007

Rajoy trata de apagar sus propios incendios

El líder conservador dice que no le gustó el momento de los pitidos

PÚBLICO ·13/10/2007 - 19:13h

Rajoy, en un acto del PP en Burgos. / EFE

El presidente del PP, Mariano Rajoy, esperó a que pasara el día de la Fiesta Nacional o la reacción de los periódicos, para criticar los abucheos que el público dedicó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante el desfile militar del 12 de octubre.

 

El líder conservador aseguró ayer que no le gustaron los abucheos contra Zapatero "especialmente" los que se produjeron mientras tenía lugar el homenaje a los soldados fallecidos, manifestó en una reunión con los jóvenes de su partido en Burgos.

Rajoy recordó que estos incidentes no se produjeron "ni mucho menos" por "primera vez" y rechazó las acusaciones efectuadas por el portavoz de los socialistas en el Congreso, Diego López Garrido, quien dijo que los pitidos y abucheos estuvieron "perfectamente organizados" y se produjeron "tras la estrategia impulsada esta semana por Rajoy". El presidente del PP volvió a ensalzar en su discurso su orgullo español para defenderse de las críticas: "Somos españoles, debemos estar muy orgullosos de ser españoles y tenemos derecho a serlo".

Ilegalizar ANV

Rajoy, reclamó ayer al Gobierno la inmediata ilegalización de Acción Nacionalista Vasca (ANV) después de que la formación anunciara el pasado jueves su intención de presentarse a las elecciones generales del próximo mes de marzo. El líder del PP criticó que la formación "ni siquiera haya sido capaz de condenar el último atentado que ha cometido ETA".
Pidió al Ejecutivo "que sea claro" y "contundente". "Si no se actúa con firmeza democrática, que es lo que hay que hacer, al final los problemas que se acaban generando son mucho mayores". Además, acusó al Gobierno de mirar para otro lado ya que, a su juicio, "intentar quedar bien con unos y con otros no sirve para nada".

Negociación con ETA


Rajoy reclamó al Gobierno "dos o tres pasos" en la lucha contra ETA. En primer lugar, que inste a la ilegalización de ANV y a la del PCTV. Después, "que afirme con claridad, que todo el mundo lo entienda y para que haya seguridad y certidumbre, que no se va a volver a negociar con ETA", pues, según su opinión, Zapatero aún no ha dicho "con claridad" que no tiene ninguna intención de volver a negociar políticamente con ETA.

Por otro lado, se refirió a la idea del lehendakari Juan José Ibarretxe de convocar un referéndum sobre el futuro del País Vasco y la próxima visita que éste realizará al Palacio de la Moncloa para explicarle a Rodríguez Zapatero esta intención que, a juicio del popular, "mete a sus ciudadanos y al País Vasco en un callejón sin salida".

Para Rajoy el presidente del Gobierno debe advertir a Ibarretxe que "no hay ninguna posibilidad de que a los españoles se les prive de su derecho de opinar sobre España", lo que según Rajoy ocurriría si se diese luz verde a las pretensiones del dirigente vasco. "Es lo que pretende Ibarretxe, que los demás no podamos opinar", añadió durante la reunión.

También tuvo tiempo para la crítica a la Ley de la Memoria Histórica. Al igual que hicieran los líderes de Nuevas Generaciones la semana pasada, afirmó que su partido "sólo habla de futuro y que con el pasado se queden los antiguos".


Noticias Relacionadas