Viernes, 4 de Abril de 2008

Los centros escolares declaran la guerra a los teléfonos móviles

La Generalitat Valenciana prohíbe por norma el uso de aparatos electrónicos en las aulas

MARTA HUALDE ·04/04/2008 - 20:38h

Un alumno escribe un mensaje en su móvil durante una clase. JÚPITER

Se acabaron los sms y jugar con el móvil en clase. Los centros escolares han decidido dar carpetazo al uso de estos teléfonos en el recinto educativo. ¿El motivo? Rompen el clima escolar y distraen a los alumnos. Lo que hasta ahora era una norma interna de los propios colegios e institutos y vox populi entre la comunidad educativa se ha plasmado en una norma. Para despejar dudas, la mayoría de las comunidades autónomas ha incluido su prohibición en los decretos de convivencia.

La última en subirse al carro anti-móvil ha sido la Comunidad Valenciana. En su decreto sobre derechos y deberes de los alumnos, aprobado ayer por su Consejo de Gobierno, pone como obligación de los estudiantes respetar la prohibición de usar móviles, aparatos reproductores de música o videojuegos. Así, en el listado de faltas, incluye su uso en momentos "ajenos al proceso de enseñanza-aprendizaje durante las activdades que se realizan en el centro educativo".

Su mal uso, una falta grave

Tampoco permite su utilización "inadecuada". Por ello, se considera una circunstancia agravante a la hora de sancionar al alumno dar publicidad al incumplimiento de las normas de convivencia a través de las tecnologías de la información y la comunicación.

Una postura parecida adoptó el año pasado la Comunidad de Madrid en su decreto de convivencia, puesto en marcha este curso escolar. Como amonestación de las faltas leves, recoge la retirada del teléfono móvil o del dispositivo electrónico utilizado hasta el fin de la jornada escolar. Y se considera falta grave la grabación o publicidad de agresiones o humillaciones cometidas con estos soportes.

"Distrae mucho al profesor y a los alumnos entre sí"

Aunque la comunidad educativa tranquiliza con que no son muchas las faltas de indisciplina por el uso del móvil, sí reconoce que supone una ruptura del clima escolar y, por eso, los padres entienden que se prohíba. "Distrae mucho al profesor y a los alumnos entre sí", explica Eduardo Sabina, portavoz educativo de UGT-Madrid. Una idea similar lanza Vicent Mauri, de STES-Valencia, pero tranquiliza con que su uso para grabar acciones violentas se ha dado en "cuatro casos concretos". "No hay que generalizar", afirma.

Por contra, el director de un centro de Madrid, que prefiere mantenerse en el anonimato, reconoce que este curso han requisado el móvil a un alumno por grabar "la gracia" de otros compañeros, que hacían como que pegaban a otro estudiante. Además de quitarle el teléfono, este alumno de sexto de Primaria tuvo que ir durante tres días media hora antes al colegio para hacer actividades. Sus padres no se quejaron y comprendieron la sanción.

Aunque en todo el año, sólo han requisado cuatro móviles, este director de un colegio público ve "oportuno" legislar la prohibición de estos aparatos. "Se hace mal uso de ellos y distraen bastante la atención", resume este profesor.

Las chicas lo utilizan más en clase para enviar mensajes


Motivos para requisarlos

Generalmente, los profesores quitan los móviles a los alumnos por usarlos en clase para enviar ‘sms' o jugar, además de sonar porque no los tienen en silencio.

Flexibilidad docente

El profesor decide si requisa o no el móvil y cuándo lo devuelve. Según explica el ex director del instituto Las Musas, en Madrid, Andrés Maza, cuando se les quita a los alumnos, lo entienden, y los padres no ponen problemas.

Predicar con el ejemplo


Prácticamente, todos los alumnos los llevan en sus mochilas, al igual que los profesores. Se puede tener encendido si se avisa al profesor de que es por una emergencia. Los docentes también contestan en clase a las llamadas, si avisan antes a los niños de que esperan una llamada urgente, explica Maza.

Más en jóvenes y chicas


Los alumnos entre los 14 y los 16 años son los que más usan el móvil en clase, principalmente las chicas, para enviar mensajes. Los chicos lo utilizan menos, porque esperan al recreo para desahogarse y los de Bachillerato y Formación Profesional apenas utilizan el móvil o aparatos electrónicos, según asegura Maza. 

Noticias Relacionadas