Viernes, 4 de Abril de 2008

Militares españoles enseñan a los niños libaneses los peligros de las minas

EFE ·04/04/2008 - 14:20h

EFE - Militares españoles integrantes de la Misión de Naciones Unidas en el Líbano (FINUL) explicaron hoy a alumnos de un colegio del sur del país el peligro que representan los objetos explosivos existentes en esa región, con motivo del Día Internacional de la Concienciación del Peligro contra las Minas.

Militares españoles integrantes de la Misión de Naciones Unidas en el Líbano (FINUL) explicaron hoy a alumnos de un colegio del sur del país el peligro que representan los objetos explosivos existentes en esa región, con motivo del Día Internacional de la Concienciación del Peligro contra las Minas.

Un grupo de cinco cascos azules españoles, encabezados por el capitán Julio Navarro Pina, visitó el Colegio Público de Jiam, donde dio una conferencia con diapositivas sobre el peligro que representan los artefactos explosivos y cómo se pueden detectar.

Los cascos azules españoles mostraron a los 275 alumnos de dicho establecimiento el procedimiento que deben seguir en caso de que encuentren alguno de esos objetos.

En este contexto desarrollaron juegos escolares y les mostraron los perros adiestrados de la Unidad de ingenieros del contingente español.

Precisamente, una de las tareas de dicha unidad es limpiar las zonas contaminadas con submuniciones no explosionados y proyectiles de diversos calibres encontrados por la población civil y por los distintos contingentes del Sector Este, bajo mando español.

La localidad de Jiam fue una de las mas afectadas durante la guerra de Israel del verano del 2006 en el Líbano contra la milicia de Hizbulá.

Desde la llegada de las tropas españolas en el 2006 hasta esta fecha, los militares españoles que operan en el seno de la ONU han desactivado, en colaboración con las autoridades locales y el ejército libanés, varios miles de estos artefactos.

En un informe, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, declaró que gran parte de ese material explosivo data de la guerra del 2006 y que existen en la actualidad unos 800 lugares en el sur del Líbano con bombas de racimo.

El máximo responsable de la ONU alude a los millones de bombas de esta clase arrojadas por Israel en la región meridional, en especial en los últimos días de la contienda del 2006.

"Los restos de explosivos de la guerra afectan a mas de 30% de la población libanesa" enfatizó.

Desde el final de la guerra, el 14 de agosto del 2006, hasta el 20 de marzo del 2008, el Centro de coordinación para la desactivación de las minas que hay en el sur, ha limpiado unos 34 millones de metros cuadrados y desactivado más de 142.000 bombas de racimo.