Sábado, 13 de Octubre de 2007

El 14% de los alumnos sufre violencia escolar, un porcentaje similar al de hace 10 años

EFE ·13/10/2007 - 16:24h

EFE - Imágen de televisión de un niño de 11 años que supuestamente es agredido por otro (izda), en el colegio "Suizo" de Alcobendas (Madrid). EFE

El 14% de los alumnos españoles sufre algún tipo de violencia escolar, un porcentaje similar al de hace una década, según la estimación del pediatra y presidente de la Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia, Germán Castellano.

La cifra ronda el 6% en el caso de las agresiones más importantes, como las de acoso -incluso sexual-, coacción y exigencias de dinero, mientras que los casos extremos afectan al 3% de los alumnos, según las cifras presentadas por Castellano durante el XXI Congreso de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria, que concluirá mañana en Barcelona.

Los pediatras que participan en este congreso, que reúne a unos 1.000 profesionales de toda España, han perfilado ocho indicadores de alarma para destapar casos de acoso escolar y han asegurado que si los padres detectan cuatro de ellos deben acudir a un pediatra con el menor, según han informado hoy los organizadores del evento en un comunicado.

Estos indicadores son: cambio de comportamiento sin motivo aparente; menor rendimiento escolar; pequeños hurtos, sobre todo de dinero; síntomas físicos, como dolores de cabeza, vómitos o dolores abdominales; lesiones externas reiteradas; temor a ir al colegio; exclusión del grupo habitual de amigos; y deterioro de su material escolar.

Según Castellano, las actuales cifras de violencia escolar son parecidas a las de hace una década, pero "ahora hay más riesgo de que una vez iniciadas sean más graves".

Las cifras manejadas por el pediatra apuntan a que el 12% del alumnado español sabe de agresiones físicas entre compañeros y que el 2% reconoce agresiones a profesores.

El factor más determinante de la violencia escolar es la falta de autoridad en la familia, ya que "un elemento clave" en la prevención es la actitud del entorno, que se ha hecho "permisiva, tolerante, protectora en exceso, incapaz de transmitir valores y de educar con normas y límites", en palabras de Castellano.