Sábado, 13 de Octubre de 2007

Irán y los chiíes de Irak y Líbano celebran el fin del mes de Ramadán

EFE ·13/10/2007 - 15:25h

EFE - Mujeres devotas iránies rezan durante una ceremonia para marcar el fin del mes santo del Ramadán, en Tehran, Irán. EFE

Irán y los musulmanes chiíes de Irak y del Líbano celebran hoy la festividad de "Aid al Fitr", que marca el fin del Ramadán, mes de ayuno y recogimiento, un día después que la mayoría de los países suníes.

De esta forma, Irán y los chiíes de Irak y Líbano, junto con Egipto, Omán y Siria -los únicos estados de mayoría suní que hoy festejan el "Aid Al Fitr"- iniciaron el mes musulmán de Shawal, que sigue al de Ramadán.

En Irán, el líder supremo chií, el ayatolá Alí Jamenei, pronunció hoy el tradicional sermón de "Aid al Fitr", después de que las autoridades iraníes anunciarán anoche la aparición del primer hilo de la media luna, que indica el fin del mes de ayuno, según la agencia oficial IRNA.

Durante el sermón en la mezquita de Musala en Teherán, en donde se congregaron millones de fieles, Jamenei dijo que Palestina debería ser salvada por los propios palestinos, a los que animó a superar sus diferencias, apuntó IRNA.

Asimismo, el ayatolá anunció la disminución y la condonación de las penas de 2.037 presos con motivo de la festividad.

Por su parte, los chiíes iraquíes se unieron hoy también a la celebración de "Aid al Fitr" después de que la oficina de la máxima autoridad chií en Irak, el ayatolá Alí Sistani, y del clérigo radical Muqtada al Sadr, anunciaran ayer el fin del Ramadán.

Los chiíes iraquíes festejaron el fin del ayuno un día después que sus compatriotas suníes.

En el Líbano, el vicepresidente del Consejo Superior chií, Abdelamir Kabalán, fue el encargado de anunciar el comienzo del mes de Shawal, y deseó todo el bien para los musulmanes, la liberación de su país y el fin de la ocupación en Palestina, Irak, Siria y Líbano.

Tras un mes de ayuno, en el que los creyentes se han tenido que privar de comida y bebida o de mantener relaciones sexuales durante las horas diurnas, el "Fitr" se convierte en una gran fiesta en la que los dulces son los protagonistas, así como la familia y, en especial, los niños.