Sábado, 13 de Octubre de 2007

El petróleo vuelve a máximos en vísperas del invierno boreal

EFE ·13/10/2007 - 15:20h

EFE - Imagen de archivo de un trabajador de una refinería de petróleo. EFE

La carrera alcista llevó a que ayer se cerrara con un nuevo máximo el precio del petróleo en Nueva York, esta vez impulsado sobre todo por la especulación financiera y el temor a que la oferta resulte ajustada en el invierno boreal que se avecina.

A ello se añadió el aumento de las tensiones en Oriente Medio causado por la amenaza de que el ejército turco entre en la región autónoma kurda del norte de Irak, una eventualidad que podría afectar a las importantes exportaciones de crudo del conflictivo país árabe que pasan por la vecina Turquía.

El precio del barril de crudo de Texas (WTI) para entrega en noviembre, la referencia en EEUU, fulminó su anterior récord del 20 de septiembre y tocó durante la sesión los 84,05 dólares York, cerrando después en 83,69, un nuevo máximo al cierre.

Así, este tipo de petróleo ligero y dulce, con poco contenido sulfuroso, se encareció en un 2,6 por ciento frente al viernes precedente, cuando alcanzó los 81,22 dólares en la Bolsa Mercantil de Nueva York.

Paralelamente, en el mercado de futuros de Londres el crudo Brent, la referencia en Europa, subió ayer cuatro centavos hasta quedar en 80,55 dólares, lo que representa una subida del 2 por ciento respecto a la semana anterior, cuando terminó en 78,90 dólares.

La especulación en torno a una posible escasez de crudo durante la temporada fría en el hemisferio norte, la época de mayor demanda mundial de petróleo debido al fuerte consumo de combustible para calefacción en las naciones ricas, ha sostenido esta semana el imparable encarecimiento del "oro negro".

Tanto los datos publicados esta semana por el Departamento de Energía estadounidense, como el informe mensual de la Agencia Internacional de Energía (AIE) difundido desde su sede en París contribuyeron a profundizar la preocupación por el abastecimiento.

En el primer caso, el anuncio de que las reservas almacenadas de crudo en Estados Unidos cayeron en 1,7 millones de barriles desengañó las expectativas de los mercados de un aumento de esas existencias, con lo cual impulsó los precios al alza.

El volumen total de los inventarios de crudo estadounidenses se sitúa actualmente en un 4 por ciento inferior al del pasado año en la misma época, mientras que se espera una demanda superior a la de 2006 a pesar de los problemas que sufre la economía de ese país, de lejos el mayor consumidor mundial de energía.

Con respecto a todo el planeta, también la AIE mantuvo sin cambios sus previsiones sobre el robusto crecimiento de la demanda de petróleo, que cifra en 85,9 millones de barriles diarios (mbd) en 2007, un 1,5 por ciento más que en 2006, y de 88 mbd en 2008.

La AIE llamó la atención sobre el descenso del nivel de los inventarios de crudo de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) registrado en julio, de 14,8 millones de barriles, y advirtió de que se esperan mermas aún mayores en los datos de agosto y septiembre.

Esa agencia fundada para defender los intereses energéticos de los países de la OCDE vaticina tensiones en los mercados en torno al abastecimiento de petróleo durante el invierno.

Ello, a pesar de que constató un aumento de la oferta en septiembre, de 415.000 barriles diarios, hasta totalizar los 85,1 millones de barriles, y de que se espera también un incremento de los suministros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en 500.000 bd a partir del 1 de noviembre.

El precio del barril usado como referencia por la OPEP -calculado en base a una mezcla de once calidades de crudo, una por cada país miembro- se vendió el pasado mes a una media 74,18 dólares, el promedio mensual más alto registrado hasta ahora, y ha continuado este mes al alza.

En lo que va de octubre, cotiza a una media de 75,23 dólares.

En agosto, su valor medio fue de 68,71 dólares, y en todo el año pasado su promedio fue de 61,08 dólares.

En septiembre, según los cálculos de la agencia, la OPEP bombeó 30,7 mbd: una subida de 245.000 bd frente al mes anterior, debida básicamente al incremento de la producción iraquí que no está incluida en los compromisos de reajustes de la oferta de sus socios.

A los ya múltiples conflictos geopolíticos que sacuden los mercados petroleros elevando los precios desde hace ya varios años, principalmente en Nigeria, Irak e Irán, se sumó esta semana la amenaza de Turquía de atacar en el norte de Irak posiciones del ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), lo que podría causar un corte de los suministros petroleros de la región.