Jueves, 3 de Abril de 2008

Pujol acusa a la izquierda catalana de obstruir durante años las medidas contra la sequía

EFE ·03/04/2008 - 15:51h

EFE - El conseller de Medio Ambiente, Francesc Baltasar.

El ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol ha hecho oír hoy su indignación con las fuerzas de izquierda catalanas, a las que ha acusado de obstruir durante años, cuando estaban en la oposición, planes de infraestructuras que podrían haber atenuado los efectos de la sequía que ahora sufre Cataluña.

En un desayuno-coloquio organizado por el Centro de Estudios Jordi Pujol, con el presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, como invitado, el ex presidente catalán ha puesto de relieve que el actual gobierno de la Generalitat sufre las consecuencias de las "campañas" que organizó contra proyectos de los gobiernos de CiU.

"La 'cultura del no' ha infectado a la sociedad catalana", se ha lamentado.

Pujol considera que la actitud "tacticista" y obstruccionista de PSC, ERC y "especialmente" ICV-EUiA ante cualquier iniciativa de los anteriores gobiernos de CiU, ya fuesen trasvases, emplazamientos de embalses, construcción de desalinizadoras o instalación de parques eólicos, ha hecho un "gran daño" al país.

"Cualquier cosa de éstas que se quería hacer siempre provocaba una reacción negativa extraordinaria, muy bien orquestada desde todas partes", ha denunciado.

Pujol ha recordado, por ejemplo, que "costó dios y ayuda" tirar adelante los embalses de Rialp, la Llosa del Cavall y Margalef.

Otro ejemplo citado por Pujol ha sido el "minitrasvase del Ebro", del que las fuerzas políticas de izquierda, para "regocijo" de una parte de la prensa, llegaron a decir que significaba traer agua de "un río nuclear" y vaticinaron que se dispararían los casos de leucemia.

Ahora las fuerzas del tripartito catalán son "inconsecuentes", en su opinión, porque se plantean trasvasar temporalmente agua del Segre, "que es agua del Ebro".

Según Pujol, quienes en el pasado levantaron la "bandera de una ecología mal entendida", ahora que gobiernan y tienen que afrontar el problema de la sequía se dan cuenta de que esa actitud se está volviendo en su contra.

Jordi Pujol ha lamentado que la política catalana se encuentra "absolutamente contaminada por el tacticismo, por cómo erosionar al adversario, por la búsqueda del titular del día siguiente".

"Hace falta un coraje muy particular para estar dispuesto a correr riesgos", ha señalado Pujol, antes de reconocer que en su etapa de presidente de la Generalitat algunas veces tomó quizá "demasiados riesgos", aunque no ha querido concretar más.