Sábado, 13 de Octubre de 2007

La polémica del velo islámico centra el fin de Ramadán sin el rezo conjunto en Ceuta

EFE ·13/10/2007 - 13:45h

EFE - En la imagen, las dos niñas del colegio concertado Severo Ochoa de Ceuta que no asistieron a clase durante unos días por la prohibición de hacerlo con el velo islámico. EFE

La polémica por la utilización de la "hiyab" o velo musulmán en las aulas ha marcado la fiesta de fin de Ramadán, que se conmemora hoy en Ceuta sin el rezo conjunto que había solicitado la Unión de Comunidades Islámicas en el que estaba prevista la participación de más de 20.000 personas.

El fin del sagrado mes de ayuno del Ramadán ha estado precedido por una semana polémica por la decisión del Consejo Escolar del colegio concertado Severo Ochoa de prohibir que dos niñas fueran a clase con el velo.

Las dos niñas, de 12 y 13 años, pudieron regresar a las aulas el pasado martes después de que la Dirección Provincial del Ministerio de Educación y Ciencia (MEC) interviniera para hacer entender al colegio que en este tema debía prevalecer el derecho de las niñas a la educación, según se recoge en el artículo 27 de la Constitución Española.

Las dos menores volvieron al colegio bajo una enorme expectación de medios informativos y se dio por zanjada una polémica en la que el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas, Laarbi Maateis, dijo que "se debe defender el uso del velo en las clases no sólo por una garantía democrática, sino porque es un principio de la cultura y de la religión islámica".

El último pronunciamiento se produjo ayer cuando la Comunidad Islámica de Ceuta manifestó que el velo es una prenda de "símbolo de fe", por lo que pidió la intervención de la Fiscalía de Menores.

Hoy, los más de 30.000 musulmanes que profesan el Islam en Ceuta celebran con rezos en las cerca de 30 mezquitas el final del mes de ayuno del Ramadán, que les ha llevado a no ingerir alimentos desde la salida hasta la puesta del sol.

Los musulmanes ceutíes festejan con las habituales reuniones familiares y las comidas el fin de un ayuno que no ha tenido un rezo conjunto en una céntrica explanada, como había solicitado la Unión de Comunidades Islámicas (UCIDCE).

Las autoridades de la ciudad han asegurado que no había tiempo suficiente para preparar este rezo conjunto -la primera vez que se había convocado en Ceuta-, por lo que se acordó estudiar la conveniencia de esta medida para futuros años.