Jueves, 3 de Abril de 2008

Los bancos españoles ganaron 18.877,4 millones de euros en 2007, un 19,82% más

A pesar de las turbulencias financieras, los grupos bancarios que operan en España obtuvieron un beneficio neto atribuido conjunto de 18.877,4 millones de euros en 2007, un 19,82% más que en 2006

EFE ·03/04/2008 - 12:41h

Los grupos bancarios que operan en España lograron, a pesar de la crisis económica internacional, en 2007 un beneficio neto atribuido conjunto de 18.877,4 millones de euros, un 19,82 por ciento más en comparación con el ejercicio anterior, según informó hoy la Asociación Española de Banca (AEB).

Según explicó el presidente de la AEB, Miguel Martín, estas cuentas "excelentes" presentaron mejoras en todos los márgenes de negocio, pese al contexto de turbulencias financieras y de crisis.

Destacó que la crisis "muy seria" de liquidez y crédito que recorre los mercados es "extraña y ajena al modelo bancario español" y agregó que era "predecible", por la subestimación del riesgo.

Futuro con tranquilidad 

Estos resultados permiten afirmar, para la AEB, que 2007 fue "diferente" para España y además posibilita mirar al futuro "con tranquilidad", mientras que los créditos a clientes, avanzaron un 13%, y los depósitos, que crecieron un 13,5%, ayudaron a lograr este "éxito" y permitieron que el margen de explotación -el que mejor refleja la evolución del negocio bancario- se elevara un 21%.

En créditos los bancos superaron el billón de euros

En concreto, en créditos los bancos superaron el billón de euros (1.185,1 billones de euros), en tanto que en depósitos alcanzaron los 767.500 millones de euros.

Sin embargo, la calidad del crédito sí se vio algo mermada en comparación con un año antes, ya que el índice de morosidad creció "y se incrementará durante una etapa corta" -agregó-, si bien continúa por debajo de la que se registra en otros países cercanos, al moverse cerca del 0,76%.

Aumento de provisiones 

Insistió en que el crecimiento crediticio de la banca española ha sido "sano y prudentemente provisionado", y destacó que a pesar de que la morosidad crece y crecerá, ya que "repuntará en 2009", sigue aumentando sus provisiones.

El margen de intermediación (la diferencia entre lo que los bancos cobran por sus créditos y pagan por los depósitos de la clientela, fundamentalmente) creció en 2007 un 19%, mientras que las comisiones percibidas crecieron el 10%.

En cuanto a la situación de la banca española en las turbulencias financieras, destacó que es muy diferente a la de sus competidores internacionales porque partía de una "excelente situación".

Instrumentos tóxicos 

Agregó en que la banca ha estado "ajena al problema subprime", al no invertir en instrumentos "tóxicos" y no contar con vehículos fuera del balance supervisado, además de llevar a cabo una gestión del riesgo prudente y ser "muy competitivo y eficiente".

Todo esto, unido a la efectiva supervisión del Banco de España y a la fortaleza del balance permite a la banca española ser "más fuerte y resistente en un escenario económico menos favorable".

2007 fue "un año que marca diferencias"

Martín, que señaló que 2007 fue "un año que marca diferencias", agregó que la crisis es "un accidente" que obedece a la subestimación del riesgo y los esfuerzos realizados en algunas entidades para que "los riesgos desaparezcan de los balances" dentro de sistemas bancarios "en la sombra", sin supervisión ni requisitos y, además, eran "muy rentables".

Crisis de liquidez 

La crisis de liquidez debe atenderse con transparencia e información, para que el sistema interbancario funcione adecuadamente y vuelva la confianza a los mercados, añadió.

Se congratuló de que en España las hipotecas "han sido bien concedidas" y existen acentuadas provisiones sobre activos, dentro de un sistema bancario donde la liquidez es "demostrable",

Además, Martín auguró que la contracción inmobiliaria en España se producirá de forma "ordenada", en gran medida gracias a la actuación de la entidades bancarias e incidió en que esta desaceleración es "inevitable", pero "buena y necesaria" porque hay un exceso de oferta frente a la demanda.

Destacó que el predecible aumento de la morosidad -"es normal" que suba si la economía y en particular la construcción se desacelera- no es preocupante en exceso para la banca, ya que ésta es "experta en morosidad" y sabrá gestionarla.

Consideró que la economía española dispone de "soportes firmes" para amortiguar la desaceleración "en curso" y las incertidumbres surgidas como consecuencia de las turbulencias financieras y mostró su confianza en que las autoridades de Estados Unidos y la Unión Europea "hagan sus deberes" y "vuelva la confianza" a los mercados para superar la crisis de liquidez y crédito existente.