Miércoles, 2 de Abril de 2008

Secretismo sobre la prohibición de líquidos

Los viajeros cuestionan la aplicación arbitraria de la ley.

Público ·02/04/2008 - 22:40h

Nadie quiere perder el avión. Por eso la inmensa mayoría acepta como un paso inevitable la obligación de agrupar los líquidos en bolsitas de plástico, de sacar el ordenador para que sea examinado por separado, de pasar la chaqueta por el escáner y demás restricciones impuestas tras el fallido atentado de Londres. Pero pocos conocen con exactitud las reglas, porque lo que los vigilantes de seguridad aplican en los aeropuertos es una normativa secreta.

Sólo una semana después del descubrimiento de la trama para volar un avión con explosivos líquidos, los servicios secretos británicos entregaron un informe sobre el riesgo potencial de esta nueva arma terrorista que pasaba inadvertida en los escáneres de los aeropuertos.

Los líquidos quedaron prohibidos en el equipaje de mano diez días después, el 27 de septiembre, en una votación secreta a puerta cerrada por técnicos de seguridad de 25 países de la Unión Europea.Sólo Italia, Irlanda y la República Checa se opusieron por considerar la medida desproporcionada.

La Comisión Europea convirtió la propuesta técnica en ley el 4 de octubre al aprobar el Reglamento 1456/2006. Sin previa consulta al Parlamento, ni debate público sobre alternativas, ni informes científicos que avalasen la entidad de la amenaza.

A día de hoy la ley se mantiene en secreto, según ha denunciado el eurodiputado de CiU Ignasi Guardians: "Los ciudadanos no tenemos ninguna posibilidad de verificar, o en su caso impugnar, la aplicación de esta norma, porque no tenemos derecho a conocer su contenido".

Otros eurodiputados critican la aprobación urgente y improvisada del reglamento y su irregular puesta en práctica.

Nadie puede llevar en su equipaje de mano líquidos cuyos envases superen los 100 ml. Hay excepciones, como los productos adquiridos en la zona restringida de seguridad, a bordo de una aeronave de una compañía comunitaria o por dietas especiales y necesidades médicas.

Pero en este último caso debe presentarse un justificante médico, un hecho muy criticado por las asociaciones de pacientes, que lo consideran un recorte de las libertades individuales con la excusa de la seguridad.

¿Qué pasa con un envase de más de 100 ml. que esté casi vacío? Algunos vigilantes lo permiten y otros no. ¿Quién garantiza que las tiendas libres de impuestos de los aeropuertos son seguras? ¿Por qué no aplicar esas medidas en autobuses, trenes y mercados, donde han tenido lugar atentados devastadores en los últimos años? Nadie sabe, nadie responde.

Y Guardians denuncia: "Hemos convertido los aeropuertos en un territorio en estado de excepción. Sin límite a la autoridad, sin derechos ciudadanos. Puro ejercicio del poder. Para que todos nos sintamos más seguros".

Noticias Relacionadas