Viernes, 12 de Octubre de 2007

Reding ignora a Kroes y creará un regulador paneuropeo de telecomunicaciones para el año 2010

El 13 de noviembre se presentarán las nuevas normas del sector, pero la comisaria de Sociedad de la Información ya ha anticipado a los reguladores nacionales algunas de las más importantes

ANA TUDELA / MIGUEL CRIADO ·12/10/2007 - 21:19h

EFE - Viviane Reding. EFE

A Neelie Kroes, la comisaria europea de Competencia, no le gustará la idea, como dejó claro en un informe interno de la Comisión, pero en el año 2010 habrá un regulador europeo de telecomunicaciones por encima de las 27 autoridades nacionales que existen en la actualidad.

Viviane Reding, la comisaria de Sociedad de la Información, ya se lo ha hecho saber a los más interesados: el Grupo de Reguladores Europeo (GRE), con quienes se reunió esta semana. Su discurso con los detalles de la medida figura ya en la web de la Comisión.

El próximo 13 de noviembre se dará a conocer el nuevo conjunto normativo que regirá el sector a partir de 2010. Entre las medidas, explicó Reding, irá el anuncio de la creación de la Autoridad Europea del Mercado de las Telecomunicaciones.

Reding se debe sentir con renovadas fuerzas, tras haber impuesto su voluntad en la rebaja de las llamadas de móvil desde el extranjero (roaming). Pero su próxima batalla no será tan rápida. La comisaria apuesta por la separación funcional de las redes históricas de telefonía fija (la vieja red de cobre), en manos de los antiguos monopolios.

Es decir, que el alquiler de las líneas de teléfono se preste en igualdad de condiciones para los dueños de la red que para sus competidores, algo en lo que tendrá mucho que decir la Autoridad Europea del sector cuando nazca.
De momento Reding lo va a incluir como una de las herramientas al alcance de los reguladores nacionales, aunque no es difícil imaginar que el regulador europeo tendrá finalmente algo que decir en mercados con escasa competencia, ya que la herramienta en sí ya la tienen a mano ahora. De hecho, Reino Unido decidió obligar a British Telecom a la separación funcional de su red a mediados de 2005.

Los detractores de la medida de separación consideran que la británica habría sido mucho más ambiciosa en sus inversiones en red de no haberse adoptado esta medida. Pero para Reding el dato que vale es que cuando se operó el cambio en septiembre de 2005 había 105.000 líneas de la red de BT alquiladas por otras compañías y que en junio de 2007 la cifra había pasado a 2,42 millones.

Reding aclaró en su discurso ante los reguladores que no se trata de quitar la propiedad de la red a los ex monopolios, sino de que éstos definan una barrera clara entre el negocio de alquiler de su red a otras compañías y el propio servicio que prestan a cliente final.

Telefónica se mostró el jueves en contra de este modelo porque, en su opinión, que coincide con Kroes, reducirá la inversión.

Las nuevas redes seguirán reguladas

Aunque los antiguos monopolios, incluida Telefónica, han pedido que no se incluyan en la regulación de alquiler a los competidores las nuevas redes de alta velocidad que empiezan a desplegar, Reding cree que es precisamente en esas redes en las que hay que mantener la regulación ex ante (fija unas condiciones previas que aseguren la competencia).

Reding también ha incluido en las nuevas medidas la creación del mercado único de telecomunicaciones. Una de las claves de éste serían los servicios transfronterizos, para lo que es necesario modificar la regulación sobre frecuencias.