Martes, 1 de Abril de 2008

España y Brasil proponen que los retenidos paguen su repatriación

Los brasileños inadmitidos podrán adquirir billetes de vuelta con otra compañía aérea

MARTA HUALDE ·01/04/2008 - 21:47h

La reunión entre España y Brasil estuvo presidida por la subsecretaria de Asuntos Exteriores, María Jesús Figa. A. NAVARRETE.

Los brasileños a los que se les deniegue la entrada en España no tendrán que esperar al próximo vuelo de la compañía aérea con la que viajaron para regresar, como contempla la legislación de Extranjería. A partir de ahora, podrán adquirir billetes de vuelta a Brasil con otra aerolínea que "estimen conveniente". Eso sí, el coste correrá de su cuenta. Sólo los que tengan dinero para pagarse un nuevo billete podrán cruzar el charco y ahorrarse parte del mal trago.

Así no tendrán que esperar mucho tiempo en la sala de retenidos del aeropuerto de Barajas, como le sucedió a Janaina Agostinho, que pasó allí una semana. Air Comet, la compañía que la trajo a España, sólo tiene un vuelo semanal entre Natal y Madrid.
La autorrepatriación fue una de las posibilidades que se trataron en la reunión celebrada ayer entre representantes de los gobiernos de Brasil y España con el fin de mitigar la crisis por los controles fronterizos en los aeropuertos.

Una de las principales razones por las que se deniega la entrada a los brasileños es no acreditar solvencia económica para su estancia en España. Muchos rechazados traían tarjetas de crédito pero no pudieron demostrar que tenían dinero en ellas. Por ello, otra de las medidas propuestas es la instalación de cajeros automáticos en los controles
migratorios.

Policía brasileña en Barajas

En el encuentro, también se analizaron las condiciones en las que se hallan los inadmitidos, puesto que las quejas de Brasil comenzaron por denuncias de maltrato policial a sus ciudadanos y de las precarias condiciones de la sala de retenidos de Barajas.

Para despejar dudas sobre las actuaciones policiales en las fronteras aeroportuarias, los policías brasileños las podrán comprobar ‘in situ'. Según lo acordado ayer, los agentes de Brasil colaborarán con sus homólogos españoles en los aeropuertos y viceversa.

La información fue también ayer una cuestión central. Así, los consulados mantendrán una "línea caliente" entre ellos sobre toda la información relativa a los requisitos legales de entrada en ambos países. También celebrarán reuniones periódicas sobre materia migratoria.

Al término de la reunión, que duró unas seis horas, el cónsul de Brasil en España, Gelson Fonseca, valoró el clima "positivo" y dijo que espera que haya servido para abrir una nueva etapa de normalización de la situación.