Viernes, 12 de Octubre de 2007

Un colegio se niega a admitir a un niño con problemas médicos

El pequeño, que vive en Córdoba, necesita que le suministren un fármaco

ALICIA GUTIÉRREZ ·12/10/2007 - 20:35h

“¿Si la educación es la gran prioridad, cómo pasa esto?” Lo pregunta Manuela Mollejas, quien desde el 25 de septiembre mantiene junto con su marido, Antonio Ávila, una agotadora batalla contra la Delegación de Educación de Córdoba para lograr que su hijo de tres años sea escolarizado.

El niño padece convulsiones en caso de fiebre alta, lo que requiere la administración inmediata por vía rectal de un fármaco relajante, el Stesolid, para evitar daños cerebrales, informa Efe. Pero en el colegio público de la capital cordobesa, el Colón, donde sus padres lo matricularon, nadie ha accedido a responsabilizarse de la tarea.

 “Al segundo día, la directora le dijo a mi marido que allí no podía estar el niño y que si hubiera sabido lo que le ocurría  no lo habría matriculado”, cuenta Manuela. Cordobesa de 40 años y madre de otra niña de 12 meses. El veto escolar ha quebrado sus expectativas laborales: “Me ofrecieron un trabajo de administrativa y no lo he aceptado porque no puedo dejar a mi niño ni meterlo ya en una guardería”, explica.

La directora general de Participación de la Consejería de Educación andaluza, Mercedes González, aseguró ayer que la Delegación Provincial de Córdoba está a la espera de un informe sanitario que dictamine si introducir la canuleta en el ano del niño para garantizar la entrada del anticonvulsivo Stesolid constituye o no un acto médico que obligue a desplazarse hasta el centro escolar a profesionales sanitarios en cumplimiento del protocolo concertado con de Salud. El asunto, dice, se resolverá “en días”. En el caso de que poner la cánula no se considere un acto médico, “los profesores tendrán que asumir la responsabilidad”, dice tras remachar que “el centro de salud está a veinte metros”.

Vía crucis por los despachos

El padre del niño replica entre impotente e indignado: “¿Un informe de Salud? ¿Otro? ¿Y no saben todavía que no se puede esperar a llevarlo al centro de salud porque la cánula hay que ponerla de inmediato, y que lo puede hacer cualquiera? Si mi hijo tuviera siete años y estuviéramos hablando del ciclo de educación obligatoria, ya me habría ido al juzgado de guardia. Pero si esto sigue así, no descarto hacerlo”.  

“Lo primero” que hizo la pareja cuando topó con la resistencia del claustro fue emprender un vía crucis de ventanillas y despachos en la Delegación de Educación -“vaya a planificación, vaya al secretario, vaya al inspector”-, que incluyó la entrega de  los informes del pediatra que atiende al niño. El pequeño se incorporó al colegio una semana tarde por cambio de centro, precisamente porque el Colón dispone de aula matinal y comedor. El último parte, firmado por el jefe de Neuropediatría del hospital Reina Sofía de Córdoba, no admite dudas: en casa “y en el colegio” hay que tener Stesolid “para que le sea administrado de inmediato” y evitar “complicaciones cerebrales”.

Las convulsiones por fiebre alta afectan a entre el 2% y el 5% de los niños sanos. Suelen desaparecer en el quinto año de vida.